El dueño de El Peso y El Corcho: “Hemos tenido que empezar de cero tras la pandemia y casi sin ganas”
Cyl dots mini

El dueño de El Peso y El Corcho: “Hemos tenido que empezar de cero tras la pandemia y casi sin ganas”

Cerveceando llega hoy hasta El Peso, junto a la plaza Mayor de Valladolid, para charla con su propietario Fabián Martínez, hijo del conocido hostelero Chema 'el del Corcho'. 

A pesar de su juventud, Fabián Martínez lleva más de media vida dedicada a la hostelería, una vocación heredada de sus padres. Pero no se crean que todo es color de rosas en estaa empresa familiar. La crisis provocada por la pandemia causó mella en este empresario. “Ha sido peor aún de lo que se ve desde fuera. Hemos tenido que volver a empezar desde cero y casi sin ganas; con 20 años tienes una energía brutal, pero con 40 estás desgastado física y mentalmente”.

 

Pero no ha quedado otra que volver a emerger. Así lo deja entrever en esta conversación con el periodista Pedro Santa Brígida. El hijo de los conocidos empresarios Chema y Sara se inició en este mundo casi “sin querer”. “Un día entras en la barra y te sirves un mosto, te vas interesando por la profesión y te pica el gusanillo”, aclara.

 

Hoy su familia son propietarios del mítico El Corcho, con sus archiconocidas croquetas, con dos bares más en un gran centro comercial (El Corcho y Perro Lobo), el restaurante El Peso, al lado de la Plaza Mayor; la cafetería Bámbola en la Plaza de la Universidad y el bar de copas El Caruso, en Coca.

 

Narra los inicios familiares en el sector de la hostelería en la que empezó su padre y sus tíos. Poco a poco se hicieron un hueco en este mundo de tanto peso en Valladolid y hoy son conocidos especialmente por las croquetas de El Corcho. ¿El secreto? “Mantener la calidad y no tener altibajos”, explica Fabián, quien tiene palabras hacia su padre, a los que los achaques de salud le han apartado del negocio, al menos a un segundo plano.

 

Comentarios

Maribel 28/03/2022 12:46 #2
- (...) empezaron todos los hermanos, que eran gente inquieta, se podría decir... - De la época, claro, claro, claro, claro
Pesado 28/03/2022 07:41 #1
El entrevistador no le ha dejado ni hablar. Le corta continuamente. Una pena, parecía interesante.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: