circle

La intrahistoria de la peluca 'vallisoletana' que llevaba puesta el padre de Lamine Yamal

Se la regaló el vallisoletano Iñaki Sáez, que vio el partido con él, ya que coincidieron en la misma grada del Allianz Arena viendo el Francia-España

La intrahistoria de la peluca 'vallisoletana' que llevaba puesta el padre de Lamine Yamal
La intrahistoria de la peluca, paso por paso. Fotografías cedidas a TRIBUNA.
Alejandro De Grado Viña
Alejandro De Grado Viña
Lectura estimada: 3 min.
Última actualización: 

No existe ninguna Eurocopa sin su particular anécdota. Muchas de ellas se viven en directo gracias a los desplazamientos masivos de los aficionados que, días después, desean compartir sus experiencias con los demás, como le ha pasado a un vallisoletano en Alemania. Él se llama Iñaki Sáez, secretario de árbitros de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCyLF), que ha podido disfrutar en el país germano de, prácticamente, toda la competición salvo el primer partido ante Croacia. La final tampoco la verá porque justo se va de vacaciones. "Me voy el lunes a Huelva. Allí la veré", lamenta Sáez en declaraciones a TRIBUNA.

Sáez se puso el 'traje de gala' para ir a ver a España ante Francia con una peluca... un tanto peculiar. De hecho, lleva los colores de la bandera de España, pero justo al revés. Es decir, en vez de tener dos franjas rojas, "las tiene amarillas". "Te han engañado", le dijeron sus amigos cuando le vieron con la peluca puesta. "Me ha costado cinco euros", contestó excusándose. El vallisoletano recuerda que fue antes del encuentro frente a Albania, concretamente en Dusseldorf, donde aquella, y ya famosa peluca, le llamó la atención. La misma le ha acompañado, por esa razón, en dicho partido, en los octavos de final ante Georgia y en las semifinales ante Francia, donde acabó regalándola. "Fue curioso", añadió.

Al ser un integrante de la FCyLF, tiene el derecho de poder adquirir entradas para ver los partidos. En esta ocasión, respecto al de Francia, el pase era diferente... algo más caro de lo habitual. "Nos costó 400 euros", explicó. Como las entradas eran mejores, se pudo sentar en una zona donde pudo ver, por ejemplo, a los familiares de Dani Olmo o a los de Mikel Merino. A estos se suma la persona que "justo se sentó detrás de él", que fue Mounir Nasroui, el padre de Lamine Yamal. Con él estuvo hablando sin saber que era realmente el padre del futbolista, ya que le costó reconocerle. Nasroui le dijo, con total confianza, si podía regalarle la peluca porque su hijo "jugaba con Yamal". Es decir, no quería decirle quién era realmente para que no se acercara tanta gente mientras presenciaba en directo el partido. "Si ganamos, me podrías dar la peluca", le comentó Nasroui a Sáez.

El vallisoletano le contestó que no podía porque quería dársela a su sobrino. "Él lo entendió", apuntó. Sin embargo, con el paso de los minutos, Sáez se da cuenta de que hay "mucha gente" que se acerca para "hacerse fotos" con Nasroui. Uno de ellos le confirma que el motivo por el cual estaba allí era porque quería conocer al padre de Lamine Yamal. Cuando acabó la primera parte, Sáez le preguntó si era verdad lo que le estaban comentando. Nasroui, con total naturalidad, le dijo que efectivamente era el padre de la joya azulgrana. "Decidí, al final, darle la peluca porque creo que la hacía ilusión tenerla", sostuvo.

Nasroui agradeció el gesto de Sáez hasta el punto de que se intercambiaron los números de teléfono para volver a verse en Valladolid, cuando el FC Barcelona visite el estadio José Zorrilla en LaLiga EA Sports 2024/2025. Además, ya le avanzó que se la iba a poner en la final. De hecho, no se la quitó ni siquiera para hacerse la foto con su hijo, como se pudo comprobar en redes sociales minutos después.