Un silencioso Palacio de Santa Cruz anhela el encuentro entre Cristo Camino del Calvario y Angustias