Puertas cerradas en el Campo Grande… con todos sus pavos reales dentro