No habrá Calle, pero el Teatro y las Artes se hacen gigantes en Valladolid