Jairo Sanz en su punto de venta y con su poemario. JOSÉ ÁNGEL GALLEGO