¿Quién debe tomar cartas en el asunto para evitar tragedias relacionadas con el fútbol como la sucedida en Bilbao?