'Zipi' Doncic hace de las suyas para dejar al Madrid más líder en Euroliga

El Real Madrid gana por primera vez a Baskonia en Euroliga y consolida el liderato tras siete triunfos consecutivos.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

BASKONIA: Larkin (5), Budinger (4), Hanga (12), Tillie (4) y Voigtmann (10) --cinco inicial--; Bargnani (5), Diop (3), Sedekerskis (-), Beaubois (20), Blazic (-) y Laprovittola (8).

 

REAL MADRID: Llull (7), Taylor (16), Maciulis (3), Randolph (9) y Ayón (11) --cinco inicial-- Doncic (16), Carroll (2), Draper (2), Nocioni (-), Hunter (7) y Thompkins (6).

 

ÁRBITROS: Radovic (CRO), Boltauzer (SLO) y Foufis (GRE). Eliminaron a Larkin y a Beaubois por faltas personales.

 

PABELLÓN: Fernando Buesa Arena. 13.735 espectadores.

El Real Madrid consolidó su condición de líder en la Euroliga tras imponerse este viernes a Baskonia (71-79) gracias a otro sensacional recital de Luka Doncic, el mejor jugador de un partido que terminó con el mito continental de los vascos, que siempre habían ganado al conjunto blanco en la máxima competición europea.

 

El equipo de Pablo Laso es un reloj suizo construido en la capital de España. Ni las bajas (Reyes y Rudy) impidieron que los blancos no soliviantaran su mala estadística frente a los vitorianos. Hasta este viernes, el Real Madrid había sido incapaz de ganar a Baskonia en la Euroliga en los tres enfrentamientos previos.

 

La rápida circulación, la capacidad bajo los aros y el talento de su joven Luka Doncic -de apenas 17 años- sirvieron para tumbar a un Baskonia que estuvo lejos de sus mejores registros. Solo dos de sus jugadores superaron la decena de puntos (Hanga y Beuobois) y careció de tino en los momentos más decisivos del encuentro.

 

Johannes Voigtmann lo intentó con grandes dosis de corazón, aupado por su gigante labor en el rebote (7+6), pero fue insuficiente para frenar al 'crack' de Ljubiana. Doncic hizo lo que quiso y cuando quiso, incluso una jugada digna de NBA que ocupará todos los resúmenes televisivos. El 'wonderboy' se metió el balón entre las piernas antes de definir haciéndose un favor con el tablero.

 

Ni tan siquiera ese último arreón de Voigtmann (52-57) alteraron la seria defensa del actual campeón español, que mejoró sobremanera en el segundo acto. Hasta entonces, Ayón fue el mejor arquitecto de las primeras ventajas, un titán cerca del aro, y Taylor añadió más puntos que buenas acciones cuando más gris pintaba el cielo para los merengues.

 

DONCIC, 30 PUNTOS DE VALORACIÓN

 

El partido se metió en una fase de acordeón de la que pronto pudo salir el Real Madrid (27-29 y 36-39). Parciales que no dejaron coger aire a ninguno de los dos contendientes hasta que Doncic se hizo con las riendas. El más pequeño de toda la cancha volvió a reclamar todos los focos con nueve rebotes y 30 puntos de valoración.

 

Los de Sito Alonso tiraron del amor propio de Beaubois para no desconectarse --alcanzó las 20 unidades-- pero en el ecuador del primer acto la película estaba más que decidida. El Real Madrid cerró el duelo sin premura, ganó el basket-average y alargó a siete su racha de victorias en la Euroliga. La primera victoria continental en el Buesa Arena, sumada a la derrota del CKSA, fue más dulce de lo esperado.

Noticias relacionadas