Yo es otro

Javier Gutiérrez, Cristina Castaño, Xabier Murua, Quique Fernández y Armando Buika demostraron que el humor es la capacidad humana que permite percibir aspectos ridículos o absurdos de la realidad y destacarlos antes los demás de manera ingeniosa.

Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto (…) ¿Qué me ha ocurrido?, pensó. Casi lo mismo les sucedió a los Señores Carnero cuando llamaron al teléfono y preguntaron por el Sr. Schmitt. ¡Aquí no vive ningún señor Schmitt! Y empezó el lío.

 

La familia como origen de todo, como origen del conflicto, como origen de cada uno de nosotros. Con sus prejuicios y sus culpas. Padres con culpa que han creado hijos con culpa. La experiencia es el nombre que se da a los errores.  Retrato de familia: Señores Schmitt.

 

Porque se puede soportar la desgracia cuando viene de fuera, cuando es un accidente. Pero cuando eres tú el que las has provocado… ¡Ah! Pasa a ser un remordimiento que le llevarás contigo toda la vida. Y que lo acabará pagando con tu vida. ¿O no,  Señor Schmitt?

 

Aristóteles definió el sentido del humor como una reacción natural del ser humano ante el reconocimiento de una incongruencia. Y eso es lo que estaba sucediendo en el escenario del Teatro Zorrilla (por cierto lleno hasta la bandera, colgó el cartel de no hay billetes).

 

Uno cree que vive a salvo, fuera del alcance de la tentación, del mal, del pecado, de la enfermedad, del ruido, de los salva-patria, de los aduladores, de los tertulianos, de los vecinos, de los radares, de los incendios, de los ciclistas, de los manifestantes, de la locura… y de repente… ¡Oh, la vida puede ser terrible! Ella nos gobierna al margen del Consejo de Ministros, del Tribunal Supremo, de la corporación municipal, etcétera, etcétera, etcétera. 

 

Javier Gutiérrez, Cristina Castaño, Xabier Murua, Quique Fernández y Armando Buika demostraron que el humor es la capacidad humana que permite percibir aspectos ridículos o absurdos de la realidad y destacarlos antes los demás de manera ingeniosa. Así, con humor, el público pudo disfrutar de lo lindo y  a la vez ir descubriendo la verdad de la historia o la mentira depende como quieras verlo.

 

Pero quiero  dedicar un espacio a Cristina Castaño. Pelirroja, verte actuar en el escenario es uno de los grandes placeres permitidos al cerebro humano, que lo sepas. Tu voz es una catarata de sensaciones porque lleva cargadas todas las expresiones y sentimiento de lo auténtico como derivado ineludible. Los aplausos del final explicaban porque  estábamos ante una de las actrices como más swing de la escena española.

 

Valladolid. Teatro Zorrilla. ¿Quién es el Señor Schmitt? Intérpretes: Javier Gutiérrez, Cristina Castaño, Xabier Murua, Quique Fernández y Armando Buika.