¿Y si aquella pescadera de Rioseco fuera la primogénita de la Duquesa de Alba?

María Josefa Fernández atiende a las cámaras de TVE, a las puertas del juzgado de Oviedo.

María Josefa Fernández, ovetense aunque residente en Rioseco durante muchos años, asegura ser hija de Cayetana Fitz-James Stuart y ha pedido a la Fiscalía una prueba de ADN.

La ovetense María Josefa Fernández, de 75 años de edad, asegura que es hija de la Duquesa de Alba. Hace cuatro años recibió una misteriosa llamada por la que conoció que era adoptada y que su verdadera madre era Cayetana Fitz-James Stuart, la Duquesa de Alba, fallecida el 20 de noviembre de 2014.

 

Aunque nacida en Oviedo, María Josefa Fernández vivió durante muchos años en Medina de Rioseco, donde junto a su esposo regentó una pescadería. De hecho, fue en la localidad vallisoletana donde nacieron varios de sus cinco hijos. Ahora la protagonista de esta rocambolesca historia ha llevado hasta los juzgados el caso y pide que se investigue si realmente es la primogénita de la recordada Duquesa; tal y como recogieron las cámaras del programa La Mañana, de Televisión Española.

 

Asegura que ella no tiene un gran parecido con la Duquesa, ya que sus rasgos son similares a los de su padre, del cual aún no ha desvelado la identidad. Aun así dice que “una de mis cinco hijas es un calco a Eugenia Martínez de Irujo, otra es muy parecido a Brianda Fitz-james y mi nieta tiene expresiones y gestos de la hija de Fran Rivera y Cayetana”, aseguró María José Fernández, quien en la actualidad reside en Valladolid.

 

Según ha relatado la demandante, una jovencísima Cayetana Fitz-James, con tan solo 17 años de edad, habría quedado embarazada durante una estancia en Asturias. Asegura la que dice ser su hija que este embarazo fue ocultado. Por el momento, María Josefa se sometió a una prueba de ADN y comprobó que sus dos hermanas, con las que se crió, no lo son biológicamente. Ahora confía en que la Justicia autorice una prueba para demostrar quién es su verdadera madre.

 

“Tengo casi la certeza de que soy la presunta Hija de la Duquesa de Alba”, sentencia María Josefa Fernández, quien recuerda como hace cuatro años (en enero) recibió una llamada de “un señor muy educado que me dijo que era adoptada”. “Yo estaba en shock y le pedí que me llamara al día siguiente, fue entonces cuando me dijeron quién era mi madre”. Desde entonces María Josefa ha estado recabando pruebas y pronto desvelará quién es su presunto padre.