Y España ¿qué? Pues sí, otra vez campeona de Europa

La selección española de baloncesto se ha proclamado campeona de Europa. Por tercera vez en su historia y por segunda vez en cuatro años, el combinado dirigido por Lucas Mondelo pasó en la final por encima de Francia (71-55) con un partidazo coral, otro más. La mejor selección de la historia se baña en oro. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: Cruz (12), Lyttle (19), Nicholls (5), Palau (2) y Torrens (18) --cinco inicial--; Conde (-), Domínguez (4), Gil (3), Rodríguez (-), Romero (-), Sánchez (-) y Xargay (8).

 

FRANCIA: Dumerc (15), Skrela (-), Miyem (8), Ciak (4) y Tchatchouang (10) --cinco inicial--, Epoupa (5), Michel (2), Ayayi (-), Minte (-), Johannes (6), Chartereau (3) y Amant (2).

 

PARCIALES: 21-18, 18-12, 17-10 y 15-15.

 

ÁRBITROS: Calik (POL), Yalman (TUR) y Rossi (ITA). Eliminada por faltas personales Nicholls por parte de España.

 

PABELLÓN: O2 de Praga, 4.500 espectadores.

Soberbia final como soberbio ha sido el Eurobasket de España. La selección femenina de baloncesto vuelve donde suele en la última década, a coronarse en lo más alto del podio proclamándose campeona de Europa como lo hizo también en 2013 superando a la poderosa selección francesa. El ratón colorado se comió, literalmente se merendó, al elefante. Así calificaba el seleccionador Lucas Mondelo a ambas selecciones apuntando a la diferencia física de ambos equipos pero el baloncesto de España va mucho más allá del músculo. 

 

Con Alba Torrens, MVP del Eurobasket, y Sancho Lyttle como puntales de un pelotón que jugó un baloncesto casi perfecto, sobre todo desde una defensa para el recuerdo, España hizo con Francia lo mismo que había ido haciendo con otros rivales, lo anuló. Desapareció del mapa ante el juego del combinado de Lucas Mondelo.

 

Un equipo histórico. Cuando hace seis años cayó ante Croacia en el Europeo 2011 perdió la posibilidad de jugar los Juegos de Londres 2012. Se conjuraron para ‘lavar esa afrenta’ y lo están haciendo de una forma histórica.

 

Las de Mondelo llevaron el peso de la final en todo momento. Sobre el parqué del O2 de Praga Francia fue siempre a remolque, perdiendo de 12 puntos en el segundo cuarto y ya de 20 en el último parcial. Pese al tira y afloja del primer tiempo, España impuso su ley.

 

El cuadro galo dejó a las claras su categoría. España repitió el mismo guion de un torneo brillante. Aplicó defensa férrea en especial con Laura Nicholls y Lyttle frenando el potencial francés y disfrutó de un ataque fluido liderado por Torrens. Sin embargo, las de Valérie Garnier no le perdieron la cara al partido a pesar de una desventaja de 12 puntos al inicio del segundo cuarto.

 

Torrens arrancó enchufada. No se le gastaron los triples a la catalana, que en el primer cuarto anotó 10 puntos. El ataque galo se atascó en la maraña española, mientras Anna Cruz mantenía la buena racha de las de Mondelo (24-18). Francia apretó en defensa y de la mano de su capitana Céline Dumerc buscó la reacción antes del descanso (35-30).

 

ESPAÑA NO DA OPCIÓN A FRANCIA

 

No perdía de vista su juego tampoco España, corriendo desde la defensa para castigar a su rival por medio de Lyttle y Domínguez para recuperar el colchón de cara al segundo tiempo (39-30). Y es que el ritmo de la final lo marcaba el equipo de Mondelo. Tras el paso por vestuarios, la salida en tromba con Torrens a la cabeza puso la máxima del partido en favor de las españolas (47-32).

 

A remolque el equipo galo, que retomó el partido con Epuopa en vez de Dumerc, vio crecer sus dudas en ataque pese a la entrada de su capitana. Las faltas además de Ciak mermaron el juego interior de las de Garnier, con los fantasmas de una nueva final perdida mermando el acierto francés. España, a lo suyo, no hizo sino engordar la diferencia en el marcador (53-35).

 

El recital francés en el último cuarto ante Grecia mantuvo alerta a España. Laura Gil cumplió a la perfección en la rotación de Nicholls y Lyttle puso su nombre a la pintura gala. Las de Mondelo no perdieron movilidad en ataque ni intensidad en defensa para firmar el oro con una exhibición más en 10 días brillantes. Antes de la final, Bélgica se llevó el bronce (78-45) ante Grecia.

Noticias relacionadas