Y después del sermoneo electoral...