VTLP estudia crear una “moneda social” local para ser usada en los comercios de proximidad

Esta medida, incluida en el 'Proyecto Liliput' que forma parte de su programa electoral para fomentar el comercio local, establecería un beneficio económico a aquellas personas que utilicen este tipo de pago.

 

El candidato a la Alcaldía, Manuel Saravia, acompañado de los números dos y siete de la lista de Valladolid Toma La Palabra al Ayuntamiento, María Sanchez y Arturo Del Olmo, han presentado en rueda de prensa el ‘Proyecto Liliput’, que forma parte del programa electoral con el que la formación concurrirá a las elecciones municipales de mayo y que pretende fomentar la economía local a pequeña escala.

 

El proyecto de política económica tiene tres vías de trabajo. La primera es un ‘Plan de Apoyo al Comercio Local’ de proximidad, que recoge medidas como la reurbanización progresiva de una “red civil” de las calles “más comerciales”, estratégicamente constituida, para el impulso comercial; el fomento de los mercados municipales, con una rehabilitación del Mercado municipal de Rondilla; la garantía de que en todas las áreas residenciales haya presencia del comercio básico, para evitar la formación de “desiertos alimentarios” o carencias básicas de otro tipo; o el estudio para crear una “moneda social” local.

 

Esta última novedosa medida, que sigue el ejemplo de Barcelona, establecería un beneficio económico para las personas que utilizaran esta forma de pago en aquellos comercios de la proximidad adheridos a una red que promovería el Ayuntamiento en colaboración con las asociaciones de comerciantes. La moneda solo se podría usar en dichos establecimientos, con el incentivo de que cada compra en los mismos supondría un ahorro.

 

La segunda línea de trabajo es el ‘Plan de Fomento de la Economía Social’, con el que se intentará incentivar el empleo, reducir las desigualdades y respetar el medio ambientes, así como resistir mejor las crisis económicas y financieras.

 

El proyecto de economía social pretende crear empleo estable en la zona este de la ciudad, en concreto en los sectores de la Florida, San Isidro y Los Santos. Además, existirá una lanzadera de cooperativas y sociedades laborales en sectores como la movilidad sostenible, la economía circular o la integración social.

 

También se pondrá en marcha un convenio con la Universidad de Valladolid para favorecer la I+D+i orientada a proyectos de transformación urbana con fines de interés general.

 

La última medida es la ‘Estrategia Alimentaria', que ya se puso en marcha en 2017 en la ciudad para favorecer la economía agropecuaria social y local de cercanía, y que continuarán desarrollando en el siguiente mandato, en caso de seguir en la Alcaldía, con iniciativas como la protección y revitalización del potencial productivo de los suelos agrarios de Valladolid y su alfoz con perspectiva de sostenibilidad; el establecimiento de mecanismo para que, a través de la compra pública, se adquieran preferentemente alimentos ecológicos y de proximidad; la potenciación del mercado ecológico de la Plaza de España y su ampliación a distintos barrios; o la reducción de los excedentes alimentarios de grandes productores o grupos y analizar su posible aprovechamiento en comedores público municipales.

 

Para finalizar, Sánchez ha declarado que hay que crear un tejido local fuerte y que para ello “los pequeños actores económicos deben contar con el apoyo público, porque no están en igualdad de condiciones con otros actores”. También ha querido destacar la importancia de ser menos dependientes de lo externo, generando puesto de trabajo con mayor estabilidad y calidad y que reduzca los costes ambientales. Asimismo, la actual concejala de Medio Ambiente ha resaltado que no se renuncia a la posibilidad de creación de empleo por la implantación de grandes empresas, pero no todo puede “fiarse a una política de Bienvenido Mr. Marshall.