“Vivir este año en Japón ha sido sorprendentemente tranquilo, a pesar del Coronavirus”
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

“Vivir este año en Japón ha sido sorprendentemente tranquilo, a pesar del Coronavirus”

La vallisoletana Clara García Paunero, que se fue a vivir a Japón en enero de 2020, trabaja en el Parque España de Japón ejerciendo su profesión de bailaora de flamenco.

Clara García, una vallisoletana en Japón.

Casi un año y medio después de mudarse a Japón la joven Clara García Paunero, licenciada en Estudios Profesionales de Danza y especializada en Danza Española por la Escuela de Castilla y León, reconoce que a pesar de haber sido una locura, el noroeste de Asia es un buen lugar para vivir en tiempos de pandemia.

 

Clara se embarcó en esta aventura unas semanas antes de que comenzase la crisis sanitaria y ha sabido adaptarse un país tan diferente que valora la cultura española y “acoge a los artistas con los brazos abiertos”. Destaca lo disciplinados que son los japoneses a la hora de cumplir las medidas del Gobierno para controlar la pandemia y lo abiertos que son con el resto de culturas.

 

Clara rompió moldes en una familia de deportistas; Ana, su madre, fue jugadora de baloncesto y Paco, su padre, entrenador profesional en diversos equipos de la ACB, entre ellos el Valladolid, y en el extranjero; su hermana Celia juega en el Celta de Vigo... pero ella apostó por la danza y ahora está cumpliendo su sueño.

 

Pregunta: ¿Por qué decidió irse a Japón?

Respuesta: Al terminar mis estudios en Valladolid me trasladé a Madrid en busca de más oportunidades, allí me presenté a todas las audiciones que salían y me cogieron en la convocatoria para el Parque España de Japón. Ya conocía el parque por algunas de mis compañeras que se habían presentado al casting y es un país que me interesaba profundamente. No lo dudé, es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

 

P: ¿Cómo es vivir allí con el Covid-19?

R: Al principio fue un caos, confinamiento domiciliario y medidas muy estrictas. El Gobierno se lo tomó muy en serio y hubo semanas realmente duras. Pero después las cosas fueron mejorando y cuando en España seguían en sus casas, nosotros ya hacíamos vida más o menos normal.

 

P: ¿Por qué cree que en Japón se llevó mejor que en España?

R: Aquí son más disciplinados y se cumplen absolutamente todas las medidas.

 

P. ¿No pensó en volver a España cuando se desató la crisis sanitaria mundial?

R: No, de hecho decidí quedarme un año más porque el pasado no pude disfrutar de la experiencia al máximo. Con las restricciones abrían y cerraban el parque. Quise estar unos meses, además poco a poco me he ido enamorando del país.

 

P: ¿Qué tal está ahora el país respecto al Coronavirus?

R: Las cosas están bien, han subido las cifras pero se trata de números poco preocupantes. Ciudades como Tokio y Osaka están en estado de emergencia pero aquí la vida es completamente normal.

 

P: ¿A qué se dedica exactamente allí?

R: Yo trabajo en un parque de atracciones ambientado en España,  con réplicas de los monumentos más importantes, atracciones basadas en fiestas como la Tomatina o en la cordillera de los Pirineos y mascotas inspiradas en el libro de Don Quijote. Hacemos varios pases de un espectáculo de flamenco en un teatro y participamos en una cabalgata interpretando eventos típicos como la feria de abril o una corrida de toros.

 

P: ¿Es un buen lugar de trabajo para un artista?

R: Cualquier trabajo donde puedas ejercer de artista es bueno, y más en estos tiempos. Soy una privilegiada por poder dedicarme profesionalmente a lo que me gusta.  Además, el Parque España es increíble, es casi como estar en casa. 

 

P: ¿Cree que las medidas de prevención por la pandemia del Covid-19 que afectan al sector cultural español son justas?

R: No me atrevo a juzgar qué es o no justo, la verdad absoluta no reside en nadie. Hay medidas que no son coherentes y que apartan a la cultura en medidas de aforo cuando en otros ámbitos no sucede. Los cines y los teatros son los grandes afectados. Con todo el tema del Coronavirus la danza se ha visto muy perjudicada. Han cerrado muchos tablaos flamencos históricos que vivían del turismo, es una época difícil. Si había poca gente interesada en cultura con estas circunstancias es todavía peor.

 

P: ¿Ha notado un choque muy grande entre la cultura española y la japonesa?

R: Cuando llegué no era tan consciente pero después de vivir aquí quince meses he ido reflexionando. El choque cultural es muy fuerte. Tenemos formas de ver la vida completamente opuestas. En España improvisamos más, hay más alegría y fiesta y vivimos más en la calle. En Japón son muy serios, cuadriculados, viven exclusivamente para trabajar.

 

P: ¿Se valora más la cultura allí que en España?

R: Es triste que diga esto pero en cualquier país se valora más la cultura si lo comparas con España. Aquí dan mucha importancia a todos esos temas. Yo me dedico al sector del entretenimiento y puedo vivir únicamente de ello. Tengo un sueldo que a mucha gente en España le gustaría tener. Allí los artistas tienen que buscar una profesional alternativa con la que compaginarlo para subsistir.

 

P: ¿Es consumidora de cultura en Japón?

R: Estoy viajando y conociendo el país, me gusta interesarme por el arte de todos los lugares que visito. La cultura es mucho más accesible, no hace falta buscarla: hace unos días estuve en Kioto y en el mismo hotel había una exposición de pintura. En España me limitaba a vivir mi vida y consumía mucha menos cultura.

 

P: ¿Qué es lo más destacable de la cultura japonesa?

R: Son muy perfeccionistas y trabajadores pero no son competitivos. Dominan casi todas las disciplinas e intentan ser siempre los mejores en sus campos. Quizá eso no sea demasiado bueno para su salud mental pero los resultados son excepcionales. Hay escritores y artistas increíbles.

 

P: ¿Cree que recibió una educación en la que la cultura ocupaba un papel importante?

R: El sistema educativo español no fomenta la cultura todo lo que debería. La cultura no lo es todo pero sí que es importante. Es una forma de expresión. Hay una carencia muy grande en las escuelas de algo que es único y propio de nuestro país: la danza española. Deberían incidir mucho más, y también en otras áreas como las artes escénicas o plásticas. En mi casa tampoco han incidido demasiado en instruirme culturalmente ya que somos una familia de deportistas, pero he tenido suerte porque siempre me han apoyado en las decisiones que he tomado.

 

P: ¿Va a dedicarse toda su vida a bailar?

R: Es una pregunta muy complicada. Me gustaría pero no sé si podré. Quiero alargar esta etapa profesional lo máximo posible. Si no puedo dedicarme completamente a ello me gustaría que siempre estuviese presente en mi vida de algún modo.  Ahora estoy en Japón, estoy ganándome la vida y ahorrando para un futuro en el que profesionalmente tenga menos oportunidades.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: