Vivian Maier, una fotógrafa sin causa
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Vivian Maier, una fotógrafa sin causa

La crítica cultural de Ágreda. 

Vivian Maier percibe y describe el  mundo con  su cámara fotográfica. Sus fotografías se transforman en mirada que exige del espectador la facultad subjetiva de ver. La vista es el órgano de la verdad. Es el sentido -a la manera aristotélica-  regulador y privilegiado de reflexionar sobre  lo que se está mirando.

 

La mirada siempre es una teoría sobre las cosas. Viene a significa lo mismo. Un repaso a la exposición 'El autorretrato y su doble' de Vivian Maier, demuestra cómo su cámara ha descifrado su mundo y el de los otros.

 

El paisaje y el paisanaje están implícitamente reflejado en sus fotografías. La ciudad, los comercios, la infancia, la soledad, etcétera, etcétera, son cómplices de su trabajo fotográfico. Todo puede suceder en la calle, en un bar y allí está Maier para fotografiarlo en blanco y negro.

 

¿Cuál es la emoción que busca trasmitir Vivian Maier? De entrada quiere huir de cualquier tipo de dogma. Lo que la interesa son las personas, sus incertidumbres, su paso por la vida. La fragilidad del tiempo, en definitiva.

 

Peter Sloterdijk hablaba de la “disposición a mirar con los ojos de los otros para aprender”, este puede  ser un criterio a tener en cuenta cuando visitas la Sala 1 del Patio Herreriano. Interpretar una imagen para conocer mejor el mundo.     

 

Todo lleva su tiempo. Esta exposición requiere varias miradas para saborearla. Saborear los retratos de verdad y cierta belleza poética, misteriosa que solo se alcanza, evidentemente, si el visitante utiliza la imaginación. La fotografía es lenguaje y habla en muchos idiomas, incluso dialectos.

 

Maier nos permite recrear con toda su desnudez la vida real. Es capaz de mostrarte momentos de perfección instantánea que pasan a ser eternos; entonces es cuando está exposición toma cuerpo porque pasa a formar parte de nuestro imaginario, de nuestra memoria.

 

Los autorretratos revelan muchas características de Vivian Maier: la soledad, la impaciencia y  la determinación. Porque el autorretrato siempre ha sido un vehículo para enfrentarse al mundo. El yo de la fotógrafa que se siente derrotado de antemano y tal vez por ese motivo hacía fotos sin parar, de manera compulsiva, una manera de hablar  más allá de sí misma. Una manera de sustituir la palabra por la imagen  como forma de compartir el mundo. El selfie percibido como una forma de conversación.

 

Valladolid. Patio Herreriano. Vivian Maier. El autorretrato y su doble. Salas 1 y 2. Hasta el 23 de abril de 2019.

Noticias relacionadas