Villabrágima contará en primavera con el primer cementerio de mascotas de Castilla y León

Actuales instalaciones del Centro Canino La Malena en Villabrágima.

Los propietarios del Centro Canino La Malena de la localidad vallisoletana han proyectado un cementerio-jardin para perros, gatos y caballos de más de 3.000 metros cuadrados. Consideran este proyecto "necesario".

Centro Canino La Malena

El centro canino La Malena lleva funcionando en Villabrágima durante 8 años. Cuentan con diez plazas de residencia para perros y tres felinas. “Normalmente para clientes que se van de vacaciones, tienen épocas intensas de trabajo o de enfermedad”. Asimismo, ofrecen servicio de peluquería canina y de adiestramiento de perro. En La Malena son especialistas en la cría de la raza Labrador Retriever. Cristina Cardeñosa en 2009 recibió la medalla de Plata al Mejor Autónomo del Año.

 

La localidad vallisoletana de Villabrágima contará, probablemente en la próxima primavera, con el primer cementerio de mascotas en Castilla y León. La iniciativa parte de los jóvenes empresarios David Lago y Cristina Cardeñosa, propietarios del Centro Canino La Malena, que desde hace ochos años ofrece servicio de residencia, peluquería y adiestramiento para gatos y perros.

 

Califican la idea como “necesaria” y explican su postura. “Hace algunos años perdimos a nuestro perro, nos dimos cuenta de la problemática que llega cuando una mascota, que es uno miembro más de la familia, fallece. Ha recibido los mejores cuidados y cuando muere se convierte en un residuo, por decirlo así. En el mejor de los casos acabará en una incineración colectiva o convertido en grasa”, explica gráficamente el propietario de La Malena.

 

Es por eso que se plantean que estas mascotas (fundamentalmente perros, gatos y caballos) tengan un “enterramiento digno”. Por ello han diseñado un cementerio-jardín de unos 3.000 metros cuadrados, que después de “tres largos años de papeleo y la ayuda inestimable del ingeniero agrónomo Miguel Rivero” ya tiene todos los permisos pertinentes. Si todo va bien las obras podrían comenzar en breve y el cementerio de mascotas, primero de la región, podría estar funcionando la próxima primavera.

 

Este criador y adiestrador de perros explica el funcionamiento de su proyecto. “Trabajaremos sobre todo con propietarios de ciudades como Valladolid, Palencia, Zamora, León… Sabemos que en los pueblos el que más o el que menos tiene un lugar para poder enterrar a sus mascotas, pero en las ciudades es casi imposible”, reflexiona.

 

Cuando el animal muere, los responsables de La Malena se desplazan hasta el hogar donde vivía la mascota o la clínica veterinaria en la que haya muerto el animal. “Nos encargamos de todos los trámites, papeleos, baja del animal y su traslado hasta el cementerio. Allí refrigeramos el cadáver y cuando la familia puede procederemos a su enterramiento”, relata.

 

El diseño de este cementerio de mascotas será “muy americano”. “Queremos proyectar un gran jardín, con mucho césped y con las losas al ras del suelo. Luego ya los propietarios elegirán acabados”. Quieren huir de un cementerio al estilo tradicional, “no queremos que esto se vaya de madre”, explica. “Pero si buscamos un jardín, donde los propietarios puedan venir a pasear y a recordar su mascota”.

 

Por el momento, se aceptarán perros, gatos y caballos, aunque también no se cerrará el cupo a otras mascotas como pájaros.Lo que no estamos autorizados es a enterrar animales de granja”, dice David Lago, quien cree que los enterramientos tendrán un precio asequible a todos los bolsillos, aunque por el momento prefiere no hablar de costes.

 

Creen profundamente en su proyecto, porque piensan que además de “ser una demanda es una necesidad”. Ya se han fijado en otros lugares similares, como el pionero madrileño El último parque, que lleva funcionando en España la friolera de 25 años. Si no hay más “imprevistos”, la próxima primavera Castilla y León contará con su primer cementerio de mascotas en la localidad de Villabrágima.