VÍDEO: El ascenso del Real Valladolid vivido en el Estadio José Zorrilla

El campo se convirtió en una fiesta desde que saltaron los equipos al césped a jugar el partido. Tras el pitido final, turno para las primeras celebraciones.

Zorrilla y los aledaños fueron el foco central de la fiesta blanquivioleta desde la previa. El 0-3 cosechado por el Real Valladolid en Los Pajaritos hizo que los aficionados desbordaran alegría y emoción antes del encuentro. Con el Estadio casi lleno, con 24.677 personas en las gradas, el himno antiguo se escuchó hasta en Parquesol cuando los dos equipos saltaron al césped.

 

Durante el encuentro, el público no dejó de animar, aunque no empezó a festejar bien entrada la segunda parte. No faltaron la 'ola' y el "¡que bote Zorrilla!". El gol de Manu del Moral para el Numancia quedó anulado por el de Mata, que tenía que despedirse a lo grande. El delantero fue después el más aclamado por los aficionados y lo dio todo en la fiesta, como antes lo había hecho en los diferentes campos de Segunda.

 

Abrazos, sonrisas y alguna broma protagonizaron la presentación de los héroes del ascenso. Borja fue otro de los que más cariño recibieron, además de los canteranos Calero, Toni y Anuar. Moyano se animó a realizar unos capotazos y, por supuesto, el jefe de la expedición, Sergio González, también sintió el calor de una ciudad que se enganchó al equipo durante las últimas semanas.

 

Un acto en el que el doctor Alberto López 'Habilidoso' fue uno de los manteados. Las risas y el buen rollo de una plantilla unida se trasladó a la grada, donde más de 20.000 personas aguantaron para ver el inicio de una larga fiesta, con fuegos artificiales incluidos.

G.RICO