Verónica Duque, 'la profesora anatómica': "Estas iniciativas aumentan la motivación de los niños"

Todavía abrumada por la reprecusión de su novedosa iniciativa, la docente asegura que tiene en mente nuevas ideas para mantener el interés de sus alumnos.

El último día antes de las vacaciones de Navidad siempre es complejo en un colegio de Primaria como el María Teresa Íñigo de Toro de Valladolid. Actuaciones, representaciones, cierre de actas y notas, los niños alterados… un cóctel colmado de estrés para los profesores. Y a todo ello se ha sumado el enorme revuelo que ha provocado una novedosa iniciativa pedagógica de una de sus docentes. Definitivamente no ha sido una mañana más para Verónica Duque.

 

Nacida en Alicante, criada en Extremadura y asentada desde hace 25 años en Valladolid, Duque asegura que no se esperaba “para nada” que la decisión de dar una clase a sus alumnos vestida con un disfraz anatómico fuera a tener tanta repercusión: “Estoy muy desbordada ha sido un poco exagerado todo”, comenta la maestra, que, sin embargo, destaca el lado positivo del alboroto: “Ha servido como altavoz y poner el foco en unos aspectos que queríamos reivindicar”.

 

Para valorar el impacto de todo esto, el ‘tweet’ que publicó su marido y prendió esta mecha ha alcanzado los 60.000 me gustas -y subiendo- en la red social, y la imagen de la profesora ‘abierta en canal’ ha salido en multitud de programas de televisión de alcance nacional.

 

La clase de 3ºB no ha sido ajena a este ‘boom’ mediático, ya que su profesora de Ciencias Naturales asegura que le han “felicitado todos, se han puesto muy contentos y me han visto en la televisión”. Para Duque, este tipo de ideas “suben muchísimo la motivación de los niños, porque nunca saben qué se van a esperar”, y es algo que ha notado ya en el transcurso normal de las explicaciones: “Todavía no les he hecho ninguna prueba del cuerpo humano, pero cuando les hago alguna pregunta sobre el tema ya no me hacen ellos otras un poquito más absurdas, tienen una idea más realista que la que tenían al principio”.

 

Según la maestra del centro situado en la calle Morena, la bombilla se le encendió el pasado verano cuando le saltó una publicidad que promocionaba el ya famoso disfraz: “En cuanto vi el bañador con los órganos internos, que además se veía también por la espalda, pensé en cómo podría hacerlo, porque creía que era buena idea, para que ellos tuvieran una imagen tridimensional”.

 

La originalidad a la hora de dar clase es algo característico de Verónica Duque, como demuestra al tener en mente nuevas iniciativas: “Estamos trabajando en Gramática con nuevas estructuras, las hemos convertido en los ‘reinos de los sustantivos y de los verbos’, y tenemos coronas para los niños. Luego vendrá Carnaval, que tenemos cosas pensadas, me pondré algunos disfraces en Historia…”, comenta Duque.

 

Habrá que ver si para entonces logra conseguir el mismo efecto mediático que esta vez, y, lo más importante, el mismo impacto didáctico en los alumnos de la clase de 3ºB del María Teresa Íñigo de Toro.

Noticias relacionadas