Vecinos del centro de Valladolid piden modificar el horario del cierre de los bares: “Solo queremos dormir”

Juan Fernández y Félix Burguillo, durante la rueda de prensa.

Un colectivo creado de forma "espontánea" ha presentado un manifiesto contra “el ocio nocturno irresponsable” y critican especialmente los ruidos generados en el exterior de los locales hosteleros.

“Sólo queremos dormir”. Es el deseo unánime de muchos de los vecinos que habitan en el centro de Valladolid y que ven cercenado su derecho al descanso por el “alboroto” que ocasiona “un ocio nocturno irresponsable” de jueves a sábado, fundamentalmente. Por este motivo se ha creado “de forma espontánea” un colectivo vecinal con el “fin de denunciar esta graves situación y exigir el cumplimiento de las normativas existentes en el área del ruido ambiental”, tal y como recoge un comunicado que han hecho público durante una rueda de prensa.

 

Uno de los coordinadores de la iniciativa, Félix Burguillo, ha explicado algunas medidas que solicitan como la “revisión y modificación de la normativa del horario de apertura y cierre de bares”, además de “implantar controles de ruido nocturno en plazas y calles de la zona centro que midan y evalúen el ruido ambiental originado”.

 

El medio centenar de vecinos que se agrupan en el colectivo, donde también se ha integrado una veintena de comunidades, no cargan directamente contra el sector hostelero, sino solo contra aquellos que utilizan “el ocio nocturno de forma irresponsable”. Juan Fernández, otra de las cabezas visibles de la agrupación, dice que el mayor problema no está en el interior de los locales, sino en la calle, a la puerta de bares y discotecas, donde se “monta un alboroto tremendo”. Especialmente los jueves, donde hay un “tipo de ocio nocturno muy particular”, refiriéndose fundamentalmente a estudiantes y jóvenes.

 

Quieren incorporar al mapa del ruido de Valladolid las zonas del centro donde la actividad nocturna es mucho mayor. “El entorno de la Plaza de los Arces, San Miguel, Las Brígidas, calle León, por supuesto, Macías Picavea, la Zona de Coca, Plaza de Poniente y Cantarranas, entre otras”, enumera Juan Fernández. Precisamente en el manifiesto que han presentado ante los medios de comunicación han solicitado “el establecimiento de zonas ZAS (Zona Acústica Saturada) en aquellas calles y plazas con exceso de ruidos nocturnos” y como consecuencia “la revisión y adaptación de la normativa de nuevas licencias de bares musicales a estas zonas”.

 

Piden desde este colectivo a las instituciones que “limiten la autorización y organización de espectáculos públicos musicales callejeros a estas zonas que sufren la presión de la contaminación acústica”. También solicitan “el máximo rigor y control en el cumplimiento de la normativa que regula la explotación de bares, bares musicales y locales complementarios como bocaterías y pizzerías en cuanto a ruidos nocturnos, aforos, dispensa de alcohol a menores, salubridad, usos apropiados del local, generación de basura en las calles… y una mayor celeridad en la resolución de los expedientes sancionadores abiertos”.

 

Por último, han agradecido al Ayuntamiento y a los Hosteleros la implantación de una campaña lanzada sobre ‘Ocio nocturno cívico y compatible con el descanso’ y dicen que su objetivo será ahora instituciones como la Junta de Castilla y León. Y es que muchos de los vecinos del centro están “hartos”: “Solo queremos dormir”.

Noticias relacionadas