Tribuna mini Saltar publicidad
Af banners las tinajas 800x800px file

Vecinos de la calle La Fuente de Cabezón, preocupados por "amenazas" de ocupas

Portal del edificio número cuatro de la calle La Fuente, en Cabezón.

Algunos han denunciado a personas que ocupaban una vivienda en el edificio número 4 de la vía por amenazas, robos, agresiones, destrozos y las condiciones en las que tenían a tres perros encerrados

Amenazas, destrozos o robos son algunas de las situaciones por las que los vecinos de edificios de la calle La Fuente de Cabezón de Pisuerga (Valladolid) han denunciado a personas que habían ocupado viviendas en el edificio número cuatro desde el pasado mes de abril hasta hace escasos días.

 

"Todo comenzó el 1 de abril, que vimos luces por primera vez en un inmueble que llevaba deshabitado desde que se hizo la construcción. Esa misma noche llamamos a la Guardia Civil y nos dijeron que eran ocupas que llevaban cuatro días. No teníamos constancia de ello, nos dijeron que no podíamos hacer nada. Nosotros coincidimos con ellos y nos dijeron que no íbamos a tener ningún problema, que ellos solo querían vivir ahí. Les pedimos que no diesen guerra y ya está", relatan los vecino a Tribuna.

 

Sin embargo, los próximos días se produjeron distintos incidentes, tal y como relatan los residentes en la zona. "Empezaron los altercados, nos reventaron cerraduras, realizaron destrozos en el cuarto de calderas...", precisan. Todo ello empujó a interponer denuncias ante la Guardia Civil y quejas al Ayuntamiento de Cabezón.

 

Asimismo, se sumó a las preocupaciones de los vecinos las condiciones en las que mantenían a tres canes de raza potencialmente peligrosa, a los cuáles tenían sueltos por el rellano del edificio ocupado o, posteriormente, encerrados en una terraza rodeados de multitud de sus excrementos. 

 

"Estaban generando insalubridad, destrozos, amenazas,  ha sido un conjunto de todo... No les gustaba que les llamasemos la atención o a la Guardia Civil", explican los vecinos, quienes están "unidos" para intentar resolver esta situación que los mantiene "preocupados" y "cansados".

 

Uno de los destrozos causados por los ocupas, según los vecinos. CEDIDA

 

 

El inmueble se ocupó en pleno estado de alarma por la crisis del coronavirus, una período en el que, según cuentan los vecinos,"aquello parecía una romería" ya que "llegaron a reunirse hasta 20 personas". "Disparaban con carabinas a las palomas, podían haber disparado también a nuestros animales o podían dar alguien que saliese a las terrazas", añaden.

 

Las múltiples quejas que realizaban los vecinos generó más problemas y altercados con los ocupas, quienes "hacían daños en los portales y videoporteros" del resto de edificios, como lamentan los propietarios.

 

Desde finales del mes de mayo, la pareja que ocupaba la vivienda en la que se encontraban tres perros encerrados en una terraza, abandonaron el piso, pero accedían al mismo cuando consideraban y para dejar comida a los canes. La situación cambió este martes, 18 de agosto, cuando una protectora de  animales de la provincia se hizo eco de la situación, lo que impulsó más denuncias y quejas y que los ocupas limpiasen la zona y retirasen a los animales de la vivienda, abandonando el lugar.

 

Ante ello, según explican los vecinos, se ha procedido a sellar de forma "provisional" la entrada al bloque de pisos número cuatro, mientras mantienen contacto con la empresa gestora para que lo cierre de forma "adecuada" para que los ocupas no vuelva a entrar.

 

Sin embargo, los vecinos siguen preocupados ya que han recibido "amenazas de muerte" por parte de los ocupas, las últimas en la misma jornada del martes después de que sacasen de los perros del piso. Y es que, según  cuentan los vecinos, los ocupas llamaron a la Guardia Civil asegurando que uno de ellos había entrado en la vivienda donde se encontraban los canes y habían realizado "destrozos".

 

Imagen del rellano del edificio ocupado. CEDIDA
 

Todo ello generó un altercado con amenazas que acabó con los vecinos denunciando nuevamente la situación en la jornada siguiente. 

 

"Al principio en el bajo estaba una chica con su hija, con dos gallinas y un gato, y arriba había una pareja con los perros. El suministro se les cortó en mayo y la hija y la chica desaparecieron,  dejando al gato y a las gallinas aquí hasta el día que llegó la orden de lanzamiento y vinieron a limpiar y se llevaron ya a los animales. Con los otros no ha pasado nada porque el Sareb ha tardado dos meses y medio en poner la denuncia, ya que lo ocuparon el 1 de abril y la denuncia llegó a Guardia Civil en junio, como hemos podido saber", critican los vecinos.

 

Por el momento, el alcalde de la localidad, Sergio García, ha asegurado que está hablando con la empresa gestora para que se sellen los inmuebles y evitar nuevas ocupaciones, y ha aseverado que se realizará un seguimiento a los ocupas y la situaión de los animales.

Comentarios

Df 20/08/2020 20:20 #1
Hasta que no pase una desgracia, esto no se soluciona o cuando ocupen casas de jueces políticos y legisladores

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: