Variaciones Miguel Macaro
Cyl dots mini

Variaciones Miguel Macaro

La crítica cultural de Ágreda en Valladolid.

La fascinación que despierta la exposición de Miguel Macaro (Valladolid, 1993) en Perforo _procesos creativos (Calle Cardenal Torquemada 45) tiene mucho que ver con esa libertad de expresión que no sabe de complejos. MM es un artista que indaga en encontrar las conexiones que existen entre lenguaje pictórico y pensamiento.

 

Mostrar lenguaje y pensamiento  exige buscar un rasgo que te  convierte en un artista único,  repleto de referencias pictóricas, que no hace  caso de modas,  rompe fronteras y   permiten  forjar un carácter internacional opuesto a cualquier localismo.

 

Tenía conocimiento de que esta exposición de Miguel Macaro era muy buena pero no podía imaginarme tanto. El arte siempre te lleva a un lugar especial si eres capaz de comprenderle y procuras entenderlo. Cuando entras en Perforo tienes la sensación de que los cuadros te eligen a ti y no al contrario.

 

Hay que entrar en este espacio creativo porque descubrirás,  fundamentalmente,  que nada de lo que estás viendo reafirma etiquetas y convicciones sobre que es el arte.  Tienes que ser capaz de cuestionarlo y ponerlo en entredicho. La duda y la emoción van de la mano porque no cuenta nada de lo que sabías antes de entrar.

 

Cuando llevaba unos minutos viendo los cuadros de Miguel Macaro,  una  sensación intensa de anacronismo se apoderó de mí. Era como si las pinturas estuvieran sucediendo en la misma frecuencia de tiempo que transcurría la vida del artista y la mía.

 

Miguel Macaro (Miguel Martínez Carrascosa) llega impulsado por su juventud y porque en su mano y su mirada  caben  todos los museos del mundo. Sabe plasmar  lo pequeño, lo invisible y lo íntimo  y contaminarse (por qué no) de todas las prácticas artísticas habidas y por haber.

 

El camino ya empezado de MM iguala vida y arte pero implica sacrificios que hay que saber sobrellevar para que todo funcione. Su presente es el futuro donde tiene que seguir explorando nuevas formas de aprendizaje desde la libertad para escapar de la banalidad del arte actual. Lo bueno que tiene MM, se ve a la legua en su exposición,  es que  presta oídos sordos al mercado  y para eso se necesita valor; tiene energía,  y no se anda por las ramas a la hora de valorar su trabajo.

 

Las cosas llegan cuando tienen que llegar. Laura Juárez y Enrique Oramas son Perforo procesos creativos y tienen un don: son capaces de comprender las cosas que les rodean y compartir con los demás su espacio donde las preguntas, en ocasiones,   encuentran respuesta.  Parece fácil a simple vista, pero no lo es.

 

Valladolid. Perforo _procesos creativos. Huellas de Miguel Macaro,  hasta el 13 de abril.