Valladolid, una de las provincias mejor conectadas por fibra

La Comisión Nacional del Mercado de las Comunicaciones sitúa nuestra provincia en el sexto puesto tras la inversión de 25 millones de euros de Telefónica.

Aldeamayor de San Martín, Arroyo de la Encomienda, Cigales, La Cistérniga, Fuensaldaña, Laguna de Rioseco, Renedo de Esgueva, Santovenia de Pisuerga, Simancas, Villanubla y Zatarán, son, además de la capital, las principales localidades de la provincia de Valladolid en las que ya se ha despegado de forma "total o parcial" la fibra óptica hasta el hogar de Telefónica, con una inversión que en los dos últimos años ha alcanzado los 25 millones de euros.

 

Telefónica "ha liderado" así el despliegue de fibra óptica en la provincia de Valladolid, lo que la ha situado, según el reciente informe de coberturas de la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones, en "sexto lugar" en penetración de fibra por habitante, por encima de la media nacional, según apuntan fuentes de la compañía.

 

Asimismo, Valladolid es la provincia que "encabeza" el despliegue de esta tecnología en Castilla y León, seguida de cerca por León, Salamanca y Palencia, donde los planes de despliegue de la empresa y la obtención de permisos y licencias por parte de la administración han avanzado de una manera más rápida. De hecho, en la actualidad, casi cinco de cada diez castellanos y leoneses (un 47 por ciento) tiene posibilidad de acceso a la fibra óptica de Telefónica.

 

Telefónica continuará "profundizando" en el despliegue FTTH el próximo año, ampliando porcentajes de cobertura en localidades ya cubiertas e incorporando nuevas poblaciones, entre las que se encuentran, Íscar, Medina de Rioseco, Peñafiel, Tordesillas o Tudela de Duero, donde el despliegue se realizará con inversiones cien por cien de la operadora.

 

Asimismo, aunque pendientes de aprobación definitiva, se espera que el próximo año entren en "cobertura" otras localidades como Cabezón de Pisuerga, Olmedo o Portillo, dentro del Plan de Extensión de Fibra puesto en marcha por la Administración Central, que cofinanciará las obras hasta en un 20 por ciento de las inversiones.

 

En el resto de poblaciones de la provincia valisoletana se espera seguir trabajando para "ampliar" la senda de cobertura, de forma que en 2020 puedan "disponer" de esta tecnología de ultra banda ancha fija todas las localidades de 1.000 habitantes.

 

EL PAÍS MÁS CONECTADO

 

En este sentido, el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, ha anunciado los planes de la compañía en despliegue de fibra óptica: "25 millones" de hogares cubiertos en los próximos cuatro años.

 

Así Telefónica "cubrirá" con su red de Banda Ancha ultrarrápida la "práctica totalidad" de los hogares españoles, hasta las poblaciones de menos de 1.000 habitantes, convirtiendo a España en el país "más conectado" de Europa y uno de los más conectados del mundo con banda ancha ultrarrápida, sólo por detrás de Japón y Corea del Sur.

 

En Europa, España es "líder absoluta" en fibra. Es el primer país de Europa y el tercero de la OCDE en redes FTTH. De hecho, hay más conexiones de fibra en España que en Francia, Italia, Reino Unido y Alemania juntas.

 

"Este liderazgo se debe en buena medida al esfuerzo de Telefónica, que ha sentado las bases de la digitalización en España, cubriendo el país con la mejor red de ultra Banda Ancha y ofreciendo servicios digitales a ciudadanos, empresas y Administraciones públicas", según Gilpérez.

 

2016 será el primer año que se cierre con un número mayor de clientes de fibra que de cobre en el mercado residencial. Además, Movistar ha evolucionado su oferta con 50 Mbps. simétricos como velocidad de referencia.

 

FALTA DE INTERÉS

 

Por otro lado, el INE ha advertido en su última Encuesta sobre Equipamientos y Uso de TIC en los Hogares en España del "aumento" de la brecha digital, una brecha digital que, según sus conclusiones, no es brecha de conectividad -infraestructuras- sino de "uso y habilidades" digitales. Así, ha crecido el número de españoles que declaran no tener Internet por falta de interés o dudas sobre su utilidad (67,4 por ciento) o por no saber usarlo (41,5 por ciento), frente a un 2,3 por ciento que lo acusa a la falta de cobertura en su zona.

 

Según este informe, los ciudadanos españoles "desmienten" el mito de la falta de infraestructuras como causa para no conectarse a Internet. El porcentaje de españoles que alegan la falta cobertura de Banda Ancha en su hogar como motivo para no estar en Internet ha descendido desde el 2,7 por ciento de 2015 al 2,3 del 2016.