'Valladolid Sin Plásticos', la campaña contra el uso de plásticos impulsada por Verde Agua

Sofía Lana, Andrea Fernández y Luna Fontecha, fundadoras de Verde Agua. VERDE AGUA

Esta asesoría medioambiental vallisoletana, fundada por tres jóvenes emprendedoras, ha volcado en Instagram esta iniciativa, que durará todo agosto y a la que ya se han sumado varias empresas de la ciudad.

La consultoría medioambiental de Valladolid, Verde Agua, ha promovido para este mes de agosto una iniciativa en la red social Instagram a la que pretenden que se unan la mayoría de las empresas posibles de la ciudad. Con el hastag #ValladolidSinPlásticos, las entidades podrán publicar en sus perfiles un post mostrando su lado sostenible, para mostrar así las alternativas a los plásticos que existen y que la concienciación aumente en detrimento del impacto madioambiental.

 

Sofía Lana, Andrea Fernández y Luna Fontecha son las cofundadoras de la entidad que ha propuesto la campaña. Estas jóvenes crearon el pasado año su empresa, “focalizada en asesorar a empresas en su transición a modelos de producción y venta más circulares, disminuyendo su huella de carbono a través de la eliminación o reducción de los plásticos de un solo uso o de procedencia petroquímica”.

 

LA CAMPAÑA: VALLADOLID SIN PLÁSTICOS

 

El propósito de la campaña, como explica Verde Agua en la propia red social, es “visibilizar a las empresas vallisoletanas y premiar el comportamiento de ciertos negocios concienciados con el medio ambiente”. Esta iniciativa ha sido impulsada por el equipo de dicha asesoría, formado por las promotoras, tres jóvenes que juntaron sus ideas para emprender su propio negocio, y otros socios que poco a poco van sumándose a su red de trabajo.

 

'Valladolid sin plásticos' es el nombre que ha dado el equipo de Verde Agua a una campaña que, como cuenta su directora comercial y RSC, Sofía Lana, busca que “los negocios de Valladolid compartan en sus redes sociales por ejemplo el packaging de hostelería, productos reutilizables que tengan en la oficina, platos, vasos, etc., para que que den una imagen positiva y al mismo tiempo se conciencie y la ciudad gane también una reputación como referente”.

 

El mes pasado, cuenta Sofía, el hastag protagonista fue ‘plastic free july’, este mes de agosto, “coincidiendo con que se celebra el día internacional del hastag”, han querido dar protagonismo a #ValladolidSinPlásticos. Pretenden concienciar tanto a empresas como a la ciudadanía de la necesidad de frenar el impacto medioambiantal y también dar a “conocer las diferentes alternativas que existen en el mercado”.

 

La campaña comenzó el lunes 3 de agosto y en los días que lleva en las redes ha causado curiosidad en varias empresas: “La verdad es que están respondiendo muy bien, ya no solo es que hayamos escrito a empresas, sino que también algunas nos están escribiendo diciéndonos que les encanta la campaña y que si les podemos explicar un poco más para participar en ella”. Sofía señala que cualquier negocio que quiera puede unirse a esta iniciativa que intenta situar a Valladolid como un ejemplo de concienciación.

 

VERDE AGUA, SU HISTORIA

 

La visión de Verde Agua es “aportar estrategias viables y sostenibles económica, social y ambientalmente a empresas en su transición hacia un modelo circular, siendo éstas el motor del cambio social; realizando a lo largo de la vida de la empresa actuaciones de concienciación”. Este es el objetivo con el que nació la empresa, creada por tres jóvenes emprendedoras el año pasado.

 

Sofía Lana, graduada en Comercio, Andrea Fernández, estudiante de Derecho y Administración de Empresas, y Luna Fontecha, graduada en Química, estos son los tres pilares de Verde Aguas. “Nacimos el año pasado en un concurso a nivel europeo, en Países Bajos, de la Universidad de Valladolid. De ahí pasamos a participar en el Premio Creación de Empresas de la Facultad de Comercio, ganamos el primer premio y pasamos a constituirnos como empresa”.

 

“El propósito que tenemos es adaptar los negocios a la directiva de los plásticos de un solo uso, aprobada el año pasado, y un poco concienciar y reducir el impacto medioambiental de los plásticos en general”. Sofía explica que Verde Agua tiene varias líneas, una de ellas es la consultoría, “por ejemplo si una empresa pregunta por un material que pueda sustituir a los plásticos que utilizan en una parte de la cadena de producción, nosotras se lo buscamos”.

 

Hasta el momento, también han realizadoCoffee Breaks, reuniones en la pausa para el café para las empresas, en los que todo es residuo cero, de producto local y con envases compostables. La empresa crece poco a poco y el equipo, “multidisciplinar” ya desde su comienzo con las emprendedoras de diferentes ramas, se va haciendo más grande: “Se va sumando gente, ahora tenemos gente que ha estudiado Gestión Medioamiental, una chica de Publicidad para las redes, otra economista para el márketing y seguimiento web”.

 

LOS PLÁSTICOS Y LA PANDEMIA

 

En cuanto al aumento del uso de plástico en relación a la pandemia del Covid-19, la directora comercial y RSC de Verde Agua destaca que este elevado consumo está colapsando las plantas de gestión de residuos, “incluso se están teniendo que llevar a plantas de incineración con lo cual eso aumenta también las emisiones”. Al mismo tiempo, conoce la complejidad de la situación y sabe que “el miedo y la incertidumbre”, así como la necesidad de seguridad, hacen que la gente “utilice este tipo de protecciones”, como son los guantes de plástico.

 

Sin embargo, comenta que existen por ejemplo supermercados en los que en lugar de guantes se utilizan “bolsas de plástico compostables, que van al contenedor orgánico” y otros ya han dejado de utilizar los guantes, tan solo se utiliza el desinfectante de manos. Sofía señala que en esto no solo influye el impacto medioambiental, sino también el económico de las empresas. “Las alternativas más sostenibles tienen un precio algo más elevado”, que no bajará mientras no se apliquen “las directivas que van a perjudicar a los plásticos convencionales”.

 

¿Opinión sobre encontrar mascarillas y guantes por el suelo? Sofía cree que la gente “no está concienciada y que tanto aquí como en el resto de la Unión Europea o países desarrollados, podemos decir que el impacto de plásticos no es real. Si estuviesen en zonas del hemisferio sur y se hubiesen dado cuenta de que los bordes de la carretera están repletos de plástico y mascarillas, que en el océano ya se están encontrando mascarillas, lo que no está al alcance de la vista el ciudadano no lo cree real, simplemente lo ve como un mal menor”.

 

Hay que ser conscientes de que el “impacto real no se sufre aquí, sino en zonas que son mucho más afectadas por este tipo de contaminación”, concluye Sofía.