Valladolid sin personas

La ciudad, al igual que todo el país, volverán a ser más prontro que tarde epicentros de actividad y movimiento cuando termine la crisis sanitaria del coronavirus. Hasta entonces, disfrute de unas imágenes que dificilmente volverá a ver

Es el fiel reflejo de que los españoles, y por ende los vallisoletanos, estamos volcados en una muestra brutal de solidaridad y responsabilidad a partes iguales. El Estado de Alarma nos ha hecho sacar lo peor pero también lo mejor de nosotros mismos. Es una manera de hacernos fuertes, de demostrar  a los demás que si queremos, podemos.

 

Pero lo cierto es que ver por las calles de Valladolid duele. Duele en el alma. Es observar los preciosos lugares de nuestra ciudad vacíos y algo se rompe por dentro, como que la actividad y la vida no fueran a volver nunca. No se preocupen. Más pronto que tarde cuando termine la crisis sanitaria del coronavirus el movimiento volverá a verse. Hasta entonces, disfrute de unas imágenes que difícilmente volverá a apreciar en su vida en nuestra ciudad.

La Plaza de Fuente Dorada y Ferrari, vacíos. JUAN POSTIGO