Valladolid seguirá trabajando su 'resiliencia' frente al cambio climático este lunes en el Patio Herreriano
Cyl dots mini

Valladolid seguirá trabajando su 'resiliencia' frente al cambio climático este lunes en el Patio Herreriano

Después de las conclusiones extraídas en la primera de las dos jornadas de 'Valladolid Resiliente: Comunidad de innovación. Efectos del cambio climático', este lunes se celebra la segunda parte.

Todo se remonta al pasado 21 de julio. La ciudad celebraba en el Museo Patio Herreriano la primera de las dos jornadas de 'Valladolid Resiliente: Comunidad de innovación. Efectos del cambio climático en Valladolid' con el objetivo de poner en marcha la maquinaria para, desde un punto de vista local organizado por la Agencia de Innovación perteneciente a la Concejalía de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid, tratar de aportar un granito de arena en la lucha contra el cambio climático.

 

Han transcurrido casi dos meses desde entonces, desde ese momento en el que algunos de los agentes más importantes en el medio ambiente de la ciudad debatieron sobre los problemas, las posibles soluciones y el mejor camino para llegar hasta ellas. Rosa Huertas es Directora del Área de Hacienda, Función Pública y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid, y una de las principales artífices de estas jornada que tendrá su continuación este próximo lunes, 20 de septiembre.

 

-¿Qué primeras conclusiones saca Rosa Huertas de la primera de las dos jornadas celebrada a finales de julio?

Me quedaría con la diversidad de participantes que formaron parte del taller, quienes de forma activa se mostraron dispuestos a aportar su experiencia, cada uno desde su sector y competencias, para hacer de Valladolid una ciudad más resiliente a los cambios. El que fuera un grupo reducido en número nos ayudó a trabajar de forma muy participativa, y compartir experiencias de forma activa, donde ninguno de los asistentes quedó sin hablar y todos aportaron. Además, conseguimos una representación interesante de entidades y profesionales, contando con profesionales de los sectores de medio ambiente, educación, gestión del agua, construcción sostenible, transporte sostenible o renaturalización.


-¿En qué sentido puede avanzar Valladolid para mejorar esta resiliencia?

Para que Valladolid pueda avanzar en la adaptación al cambio climático hay que trabajar en conjunto. Esta tarea no es solo responsabilidad de la administración en sus distintos alcances, desde la administración local pero también regional y nacional, sino que también es responsabilidad del tejido productivo, de la comunidad científica y de la sociedad civil. Con estas jornadas queremos crear una comunidad de innovación, que requiere de una multiplicidad de actores y exige también un enfoque orientado a la acción. No se trata solo de ser espectador sino de contribuir.

Quizá valga la pena explicar qué es una comunidad de innovación. Se trata de un entorno de colaboración entre los distintos actores relacionados con la problemática y las soluciones, en este caso asociadas a la resiliencia al cambio climático, para fomentar el desarrollo de soluciones innovadoras.


-¿Hay algún aspecto que se podría mejorar de manera instantánea, simplemente habiendo voluntad para ello?

El aspecto que se podría mejorar es el conseguir la participación de más actores de la realidad de Valladolid, que tienen también responsabilidad para hacer de la ciudad más resiliente, cada uno en el marco de sus competencias. Es a través de los mecanismos de co-creación y de aportación conjunta la única forma de alcanzar éste objetivo común.

Para la siguiente y otras muchas actividades que vamos a organizar en el marco de la innovación, nos gustaría hacer una llamada a la acción de todos aquellos que quieran aportar, desde grandes y pequeñas empresas y emprendedores, comercios, pero también ciudadanos y consumidores, asociaciones. Que participen desde los distintos puntos de vista, desde medio ambiente, naturaleza, biodiversidad, transporte, gestión del agua, construcción, consumo…


-Es una oportunidad poder trabajar con tantos agentes implicados en este campo en Valladolid, ¿verdad?

Por supuesto. El campo de la adaptación al cambio climático es tan amplio y transversal que se debe contemplar desde todas sus aristas, con un enfoque conjunto y buscando los correctos equilibrios, porque a veces lo que es bueno para un sector no lo es para el otro. 

 

-Y la implicación de la ciudadanía también es fundamental, ¿cierto? ¿Cómo hacerlo o cuál es la manera más adecuada de hacerlo?

La sociedad de Valladolid debe mostrar una actitud activa frente al cambio y ser conscientes de que todos podemos hacer algo, desde nuestros puestos de trabajo pero también desde nuestras casas y familias. Todos los ciudadanos somos consumidores y tenernos la posibilidad, y la responsabilidad, de ser consumidores responsables. Si elegimos ir caminando, en bicicleta o autobús, y dejar el coche en el garaje, estamos contribuyendo a ser más resilientes. Si elegimos aprovechar al máximo nuestra ropa antes de comprar prendas nuevas, o traspasar la ropa a alguien que le sirva cuando a nosotros no nos sea útil, estamos contribuyendo a ser más resilientes. Cuando utilizamos nuestro ordenador, móvil y tele hasta que dejen de funcionar, aunque no tengamos el último modelo del mercado, y los llevemos a reparar cuando se estropeen, estamos contribuyendo a ser más resilientes.

La dificultad de cómo hacerlo empieza por la necesidad de un cambio de mentalidad en nuestra sociedad, sobre lo que afortunadamente estamos viendo cómo cada vez más las nuevas generaciones son conscientes de la emergencia climática. En ese sentido por un lado reclaman un mayor compromiso y “osadía” en la búsqueda de soluciones y en la toma de decisiones pero ellos mismos están también cada vez más concienciados como ciudadanos. 

 

-Desde hace unos años parece que Valladolid está poniendo más de su parte para mejorar esta resiliencia al cambio climático. Proyectos europeos, iniciativas desde el propio Ayuntamiento... ¿Este es el camino a seguir? ¿O debe impulsarse todavía mucho más?

Desde el Ayuntamiento de Valladolid, apoyados en la innovación, estamos poniendo mucho esfuerzo en avanzar para hacer de la ciudad un espacio más saludable, humano y sostenible para todos sus habitantes y visitantes. En este sentido Valladolid participa en distintos proyectos europeos sobre movilidad sostenible, economía circular, renaturalización o ciudad inteligente.
Por hacer una referencia más concreta me gustaría mencionar la Estrategia de Adaptación al Cambio Climático en la ciudad de Valladolid. Se trata de un documento realizado en el marco del proyecto Ciudades Verdes Cencyl, financiado por fondos europeos Interreg-Poctep, en el que participan diversos municipios españoles y portugueses que han trabajado con una metodología común. En el marco de esta estrategia se ha realizado un estudio climático actual y futuro de Valladolid, sabemos que el clima será más seco y cálido, habrá más olas de calor, se reducirán las precipitaciones pero serán más torrenciales y el viento será de menor intensidad.

Esta situación generará numerosos impactos: En los recursos hídricos, pérdida de disponibilidad del recurso y de calidad del agua, mayor probabilidad de inundaciones fluviales y pluviales. Impacto en el medio ambiente y en la salud: pérdida de biodiversidad, incremento de la erosión y desertificación, más incendios forestales, pérdida de calidad del aire, más enfermedades respiratorias, alergias. Impacto en el urbanismo y en las infraestructuras, efecto isla de calor perdida de confort térmico en el espacio urbano y en los edificios. Efectos en la economía y en el turismo, debido a cambios en las producciones y en los movimientos de población, (por ejemplo de los turistas, que busquen lugares con temperaturas más suaves).

La Estrategia prevé una serie de medidas pero es un documento vivo, y a través de estos talleres pretendemos identificar las mejores soluciones para hacer frente a los retos y superar las barreras.

 

-¿Qué espera de la segunda jornada que se celebra ahora en septiembre?

En esta segunda jornada de “Valladolid Resiliente” que estamos preparando para el próximo día 20 de septiembre esperamos trabajar nuevamente en conjunto para analizar las posibles soluciones a los problemas identificados en el primer taller, localizando también las posibles líneas o esquemas de financiación para dichas soluciones. Se espera generar un entorno de colaboración entre los distintos actores relacionados con las soluciones a la problemática asociada a la resiliencia al cambio climático, para fomentar el desarrollo de soluciones innovadoras, creativas y, por qué no, valientes.

 

-¿Se plantean más jornadas de este tipo en el futuro? Parece que se pueden sacar grandes conclusiones y beneficios de ello.

Sí que se plantean, pues desde la Concejalía de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio vemos la innovación y la participación pública como elementos transversales imprescindibles para abordar los problemas urbanos, y muy especialmente el del cambio climático. Trabajamos en coordinación con otras Concejalías del Ayuntamiento tan relevantes en éste ámbito como es Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, así como la Concejalía de Cultura o Turismo, Seguridad y Salud, Movilidad y Espacio Urbano, e incluso Educación, Infancia, Juventud e Igualdad. El trabajo en red a nivel interno hay que complementarlo con el trabajo en red con otras entidades públicas y privadas, con la ciudadanía, la comunidad científica, y a la vez también trabajar en red con otras ciudades, potenciando las sinergias, el intercambio de experiencias y el aprendizaje mutuo.