Valladolid se prepara para lucir su Navidad

El Ayuntamiento ha acometido la instalación de las luces navideñas en las calles de la ciudad, así como de la bola de Navidad de la Calle Santiago y el árbol de la Plaza Mayor.

Un mes y una docena. Cuarenta y dos días quedan hasta Nochebuena. Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina, y ya se puede sentir. La publicidad en las televisiones, la decoración en los escaparates, los productos en los supermercados, el infernal frío pucelano e incluso la cara de 'acelga' de tu vecino o tu compañero de trabajo que poco a poco va esbozando, aunque levemente, una sonrisa.

 

La cuenta atrás ya es imparable, llega una de las épocas más bonitas del año, y la ciudad se prepara para lucir con la misma intensidad que sus ciudadanos en estas fechas tan señaladas. Para ello, el Ayuntamiento de Valladolid lleva ya unas semanas instalando  los adornos navideños que van a copar la ciudad de luz. La Calle Santiago, la Plaza Mayor, el Paseo de Zorrilla. Todos lucirán al unísono para dar la bienvenida a la Navidad, presiviblemente a finales de este mes o a primeros de diciembre (el año pasado el encendido fue el día 3 del último mes del año).

 

Desde el Ayuntamiento de Valladolid aún no se han facilitado los datos oficiales, pero dando un breve paseo por la ciudad se pueden encontrar encontrar iluminaciones llenas de volutas, estrellas, lunas y bolas. Se vislumbran formas geométricas, líneas y curvas que más de uno ya habrá imaginado en su cabeza cómo lucirán cuando estén encendidas.

 

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ya había anunciado hace días que la decoración de este año incluiría importantes novedades, y no hay más que acercarse a la Calle Santiago, en su extremo cercano a la Plaza de Zorrilla, para comprobar una de las más grandes. Una gran bola de Navidad da la bienvenida a los viandantes a esta comercial calle, bajo la que pueden pasar los peatones. Si se continúa andando por esa misma calle, se llegará a la Plaza Mayor, donde encontramos otro de los grandes adornos, el gigantesco árbol de Navidad -más grande este año- que ya está también instalado en su emplazamiento habitual.

 

No se puede decir que ya sea Navidad en Valladolid, pero sí que se acerca sin prisa pero sin pausa, y que cuando llegue, lo hará irradiando felicidad, alegría, buenos sentimientos y sobre todo, por lo que parece, luz, mucha luz. Una luz que quizá nos ayude a combatir ese frío infernal tan característico de las fiestas navideñas en nuestra ciudad. Recuerda, solo quedan 42 días.