Valladolid se despide de los últimos restos de la Navidad

Desmontaje de las luces de Navidad en el centro de Valladolid.

Con el final de las fiestas se está procediendo a desmontar las luces navideñas de la ciudad.

Con el final de esta primera quincena de enero, se va dando por concluida una de las festividades más mágicas y queridas del año. Por las calles de Valladolid la empresa 'ILUMINACIONES XIMÉNEZ' ya está llevando a cabo el proceso de desmontaje de las luces de Navidad que han estado adornado y asombrando a habitantes y turistas desde su encendido el 30 de noviembre. 

 

Un entramado que ha contado en esta ocasión con 1.715.000 puntos de luz repartidos por las 63 calles iluminadas, con 322 arcos y 50 elementos luminosos en diversos puntos de la ciudad, y con un presupuesto que ha ascendido a 362.000 euros en total, y que como aseguró en la presentación de la campaña de Navidad la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, convierten a la iluminación navideña vallisoletana en la "más elegante de España y probablemente de Europa" con una selección de "las mejores guirnaldas y los mejores arcos desde el punto de vista de la estética, la elegancia y la combinación de la iluminación con sus distintos colores".

 

También han sido destacables las diversas actuaciones musicales que se han ido sucediendo desde el balcón de la Casa Consistorial, como 'Luces de Navidad' a favor de la AECC, el 'Coro de Voces Blancas' y el coro de 'Good News', además del espectáculo de luz y sonido que traía como novedad este año la gran bola de Navidad situada en la entrada a la calle Santiago desde la plaza de Zorrilla y que ha impresionado a todo aquel que ha podido contemplarlo.

 

También debe hacerse mención a todas las diversas cabalgatas de Papá Noel y de los Reyes Magos de los días 3 y 5 de enero que han ido teniendo lugar y trayendo consigo el disfrute de pequeños y mayores, los distintos conciertos de corales,  el mercado de productos de Navidad de la Plaza Mayor, el Tiovivo 1900, el tren navideño, los belenes de Navidad y la pista de patinaje sobre hielo de la Cúpula del Milenio.

 

Pero todo lo bueno tiene un final, y poco a poco se está volviendo a la normalidad en la ciudad al acabar de retirarse todos los adornos diseminados, pero aún quedará presente al menos unos días más como testigo de las recientes fiestas el gran árbol de Navidad de 30,8 metros de altura situado en la Plaza Mayor, una “carrera imparable para llegar al cielo” como bromeaba el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: