Valladolid sale a la calle para protestar contra el asesinato de la zamorana Laura Luelmo

La cabecera de la manifestación, en la Bajada de la Libertad. J. MARTÍN

Alrededor de seiscientas personas se han dado cita en la convocatoria del Colectivo Liza junto a la Coordinadora de Mujeres de Valladolid.

Valladolid no falló a la cita; según la Policía Municipal, alrededor de seiscientas personas, en su mayoría mujeres, han salido a la calle en la convocatoria del Colectivo Liza, junto a la Coordinadora de Mujeres de Valladolid, para condenar el asesinato de la zamorana Laura Luelmo en tierras onubenses. La pancarta de Liza, que encabezaba la concentración y manifestación, mostraba el siguiente lema: "Si tocan a una, respondemos todas", mientras que el de la Coordinadora exponía "971 asesinadas, ¿culpables? ¿Responsables? ¿Cómplices?". Un amplio dispositivo policial, entre agentes municipales y nacionales, cubrió de principio a fin el desarrollo de una convocatoria que transcurrió con total normalidad.

 

La manifestación arrancó con la concentración en la Plaza Fuente Dorada para continuar por la Bajada de la Libertad y la calle de las Angustias hasta alcanzar los juzgados donde se leyeron varios manifiestos. No dejaron de oírse cánticos como "escucha hermana, aquí está tu manada"; "no es no, lo demás es violación""no tenemos miedo" o "denuncia archivada, mujer asesinada". Muchas personas que estaban paseando por la calle se sumaron a la manifestación, doblando la afluencia que hubo en su inicio.

 

Al alcanzar los juzgados de la ciudad hubo tres discursos; el primero de ellos, leído por Marta del Colectivo Liza, versó sobre la unión y la lucha en la calle; el segundo manifiesto, pronunciado por Natalia, del mismo colectivo, acusó a los medios de "hacer espectáculo con la violencia machista", atribuyó parte de la culpa del fallecimiento de la zamorana Laura Luelmo "a los partidos políticos que se posicionan de espaldas a la Ley de Violencia de Género" y protestó "contra el actual sistema judicial". Por último, el tercer discurso se centró en las temporeras de Huelva para denunciar "abusos sexuales" y las "malas condiciones laborales de las mujeres marroquíes".

 

Reproducimos a continuación el primer manifiesto del Colectivo Liza:

"Y un día más aquí estamos. Un día más, tenemos que reunirnos para gritar, para estar unidas, para ser alguien. Para recordar a quienes no tienen voz, para decirlas, desde aquí, que no perdonamos, que su lucha es nuestra lucha y que están en nuestra memoria. Ahora y siempre. 94 mujeres han sido asesinadas por hombres en lo que va de año. 94 vidas perdidas gracias a hijos de patriarcado con la sociedad como cómplice. 


Pero cuanta mayor es su violencia, mayor será muestro respuesta. Cada día somos más en las calles, luchando, organizándonos y dando una contundente respuesta a las violencias machistas, y al sistema patriarcal y capitalista. 


Frente a su agresión, nuestra autodefensa feminista. Frente a las instituciones cómplices y los partidos políticos que quieren derogar las leyes de violencia de género, nuestra respuesta en las calles. Día a día, lucha a lucha y paso a paso. El asesino no es solamente la mano que actúa. Son las personas que cuestionan, qué preguntan cómo vamos vestidas o si habíamos bebido, la Justicia que no da crédito a las temporeras de Huelva, los que hacen chistes sobre violar, los que se callan cuando ven a sus amigos hacerlo. Toda la sociedad es cómplice de estos 94 asesinatos.


Pero no pararemos. Vamos a estar en las calles hasta que reventemos el sistema, en las puertas de los juzgados, en las universidades, escuelas, en los centros del trabajo. No descansaremos y, sobre todo, no les dejaremos descansar. Nuestra lucha contra el heteropatriarcado es una guerra. Y la vamos a ganar. Por nosotras, por Laura, por las temporeras, por las que vendrán, por las que no pueden hablar. 


¡Justicia social, patriarcado criminal!".