Cyl dots mini

Valladolid renuncia, por el momento, a restringir la circulación de los vehículos diésel

El Ayuntamiento no se plantea implantar esta medida contra la contaminación que han asumido otra ciudades en España. Tampoco está en la agenda del consistorio la gratuicidad del transporte público debido al coste que supondría para las arcas públicas.

Valladolid no se plantea, al menos por el momento, la restricción a la circulación de los vehiculos diésel en el centro de la ciudad. Este tipo de combustible ha sido señalado como el más nocivo para la salud entre los que usan los turismos convencionales y por ello ciudades europeas como Roma, París, Madrid o Mallorca han anunciado que entra en sus planes a corto plazo el poner freno a la circulación de estos coches. También en Alemania, donde la Justicia ha fallado a favor de las ciudades que planteaban la prohibición de los vehículos diésel.

 

"La prohibición del diésel no es algo que tengamos en la agenda" reconoce el concejal de Movilidad en el Ayuntamiento de Valladolid Luis Vélez. El informe 'Mejor sin Diésel' elaborado por Ecologistas en Acción pone de manifiesto que estos vehículos son los responsables de "hasta el 80% de las emisiones procedentes del tráfico rodado en las principales ciudades", mientras que la Agencia Europea del Medio Ambiente cifra en 20.000 las muertes tempranas al año en España a causa de enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica. La Organización Mundial de la Salud, por su parte, ya concluyó en 2012 que el diésel causa cáncer de pulmón y tiene una "evidencia limitada" de que aumente el riesgo de padecer cáncer de vejiga. 

 

No hay que olvidar que además del impacto en la salud está el impacto económico. En enero la Comisión Europea convocó a España, junto a otros ocho países más, para dar un ultimatum respecto a los incumplimientos de estos estados en referencia a la contaminación del aire. Un aviso que puede desembocar en multas de no cumplir con las normas, y que pone de relieve que España es el país de la Unión Europea que acumula más expedientes por infracciones medioambientales, 30 en 2017.  

 

LA GRATUICIDAD DEL TRANSPORTE PÚBLICO CONTRA LA CONTAMINACIÓN

 

Otra de las medidas que cobra fuerza en la lucha contra la contaminación es la de impulsar que el transporte público colectivo sea gratuito para todas las personas con el objetivo de reducir el número de automóviles privados y favorecer una movilidad más sostenible que mejore la calidad del aire en las ciudades y ayude en la lucha contrarreloj contra el Cambio Climático.

 

Alemania anunció en febrero de este 2018 que antes de final de año probará en cinco ciudades (Essen, Bonn, Reutlingen, Mannheim y Herrenberg) la implantación de la gratuicidad en su transporte público, según recogió el diario El Economista. En Valladolid el servicio de Auvasa actualmente es gratuito para menores de doce años y para los pensionistas, y el consistorio no se plantea extender esto a la totalidad de la población. "Sería lo ideal que fuese gratis, pero la empresa tiene 30 millones de euros de presupuesto, la mitad subvencionado por el Ayuntamiento para bonificar los viajes, y la otra mitad pagada por los usuarios a través de las tarifas" analiza Luis Vélez, quien además considera que "el hecho de que el Ayuntamiento subvencione la mitad del presupuesto es un problema, lo normal es que se autofinancie en más del 50%" aunque reconoce: "Es un servicio deficitario, y tiene que serlo porque no necesariamente tiene que dar beneficios". Por parte del Ministerio, el año pasado Auvasa recibió una subvención de 1,5 millones, según Vélez.

 

Una demanda que sí se ha planteado en la ciudad es que el autobús público sea gratuito los días donde el centro esté cortado al tráfico debido a picos de contaminación, a lo que el concejal responde que "no es posible en estos momentos porque cada día gratuito, un día laborable normal, a la empresa le cuesta unos 50.000 euros".