Valladolid, referencia nacional en la transición ecológica

El Ayuntamiento ha tomado una política que busca fomentar el uso del vehículo eléctrico con diferentes iniciativas.

Valladolid siempre ha sido una ciudad representativa en lo que a la industria del automóvil se refiere. Los coches, valga la metáfora, han sido el motor del desarrollo durante muchísimo tiempo, pero la sociedad ha ido evolucionando, y los problemas también.

 

En las últimas décadas se ha consolidado el cuidado del medio ambiente y la regeneración del planeta como unos de los objetivos a conseguir por la humanidad, y para ello existen muchas iniciativas. Los vehículos también han tenido que sufrir cambios, y se busca que sean mucho menos contaminantes de lo que lo eran en el pasado, para poder ser compatibles con esas ambiciones de conservar el buen estado de la naturaleza.

 

La industria automovilística ha tenido que adaptarse a los cambios, y lo ha hecho con el desarrollo de los vehículos eléctricos e híbridos, que dejan de lado los combustibles fósiles para moverse mediante energía eléctrica. No obstante, en una sociedad tan acostumbrada al automóvil tradicional, se requiere un período de tiempo para poder adaptarse, la llamada transición.

 

Para que eso se produzca, Valladolid se ha convertido en referencia de apoyo directo a esa transición al vehículo con diversas medidas que han incidido directamente en este asunto. La más importante quizá sea las llamadas convocatorias de ayudas al vehículo eléctrico, que han sido dos hasta el momento en ciudad, la última, la del año 2018, destinada a fomentar la adquisición de vehículos eléctricos y la instalación de puntos de recarga en espacios privados de uso público en el marco del proyecto europeo ‘REMOURBAN’.

 

La inversión total del Consistorio de Valladolid fue de 201.540 euros que se distribuyeron en dos lotes. En el lote I, directamente dirigido a la adquisición de automóviles eléctricos, el importe llegó a 182.030 euros para 22 ofertas de las 26 presentadas, correspondientes a flotas de reparto ‘última milla’, y también a empresas comerciales como Correos, Nacex o Asprona.

 

En el lote II se destinaron las ayudas a la instalación de puntos de recarga en la ciudad, y se invirtió el importe restante, de 19.510 euros a 13 de las 14 ofertas presentadas por centros logísticos, grandes superficies y hoteles como Mercaolid, El Corte Inglés, el Hotel Felipe IV, o el Grupo PuroCloud.

 

Se demuestra el poder de esa convocatoria en el hecho de que de que tres de las propuestas en el lote I, y una en el lote II no pudieran adjudicatarios. En la primera convocatoria, la de 2017, se formalizaron un total de 23 contratos en el lote I, y 9 en el lote II, ascendiendo los fondos adjudicados a un importe total de 204.210 euros, principalmente en las flotas de reparto y comerciales y grandes superficies; sólo un taxi eléctrico fue adjudicatario de esta modalidad de contratación y los hoteles no optaron por la iniciativa lanzada desde el Consistorio.

 

Una vez hecho el recuento de ambas convocatorias, se puede señalar que el proyecto de Valladolid como ciudad demostradora de movilidad eléctrica que se lleva a cabo en el marco de este proyecto europeo, contará con 45 vehículos eléctricos -con una multitud de modelos (cuadriciclos, furgonetas…) y marcas-. A sus respectivos 45 puntos de recarga asociados a cada vehículo, se añadirán los 22 puntos de recarga para uso público en espacios privados que aportan los adjudicatarios del lote II que han sido grandes centros logísticos de distribución mayorista, hoteles, una gran superficie y otras iniciativas que con sus propuestas han tratado de acercar la movilidad eléctrica a los barrios como Electricidad Franco o a los polígonos industriales como la empresa Grupo Puro Cloud.

 

Con esta segunda convocatoria se puse de manifiesto la gran apuesta por la movilidad eléctrica por parte de las flotas de reparto y también algunas empresas comerciales: empresas de reparto de comida como Ilusiones, C.B. o Brooks & Pauls Company, S.L., empresas de servicios como Supercalor, Mantenimientos Eléctricos y Solares o Idatel Networks. Como iniciativa más original, destaca la de un promotor turístico que llevará a las calles de Valladolid un minibus 100% eléctrico para rutas turísticas. También en esta ocasión el sector hotelero y las grandes superficies se animan a incorporar el servicio de la recarga eléctrica para sus clientes, como es el caso de los nuevos puntos de recarga que instalará el Hotel Felipe IV o el centro comercial El Corte Inglés, que han aprovechado estos incentivos para incorporar un nuevo servicio a su modelo de negocio e intensificar su responsabilidad social ambiental.

 

Cabe destacar la propuesta presentada por la Unidad Alimentaria de Valladolid (Mercaolid), -empresa que agrupa a los mayoristas de distribución alimentaria- , que con 4 nuevos puntos de recarga junto con los 8 incorporados por Centrolid -uno de los mayores centros de transporte integrado del norte de España- y el de recarga rápido a 50KW instalado por Iberdrola como socio de REMOURBAN para la red pública en el mismo emplazamiento, supone alimentar una gran parte de la demanda de red eléctrica que requiera estos centros logísticos y de abastecimiento con los vehículos que entran diariamente en la ciudad. Estos 4 nuevos puntos se alimentan de placas fotovoltaicas. Mercaolid adquiere además el compromiso de darse de alta como "gestor de carga" y tiene previsto emitir tarjetas de recarga en sus instalaciones para las 4 asociaciones de la Red nacional de mercados logísticos. Estas infraestructuras se sitúan en un entorno estratégico para la ciudad y supone un paso más en el cambio del modelo de movilidad de máximo interés para el posicionamiento de Valladolid como ciudad referente en movilidad eléctrica.

 

 ZONA ORA GRATUITA

 

Por otro lado, la Oficina del Vehículo Eléctrico se encarga de la expedición de los distintivos especiales de VE, que autorizan el estacionamiento gratuito en zonas de estacionamiento regulado por la Ordenanza correspondiente (ORA). Hasta marzo de 2017 se han expedido 180 distintos especiales de vehículo eléctrico, de ellos 96 corresponden a la categoría ‘General’ y 84 a la categoría especial ‘VELID’ (vehículo eléctrico de limitadas dimensiones), todos ellos Renault Twizy que, además, son los únicos que pueden estacionar en zonas reservadas a residentes y circular por itinerarios turísticos del casco histórico y los reservados al transporte público.

 

La Agencia y su Oficina del Vehículo Eléctrico promueven la presentación de proyectos susceptibles de ser financiados por iniciativas y programas europeos que estén relacionados con el transporte en las áreas de movilidad urbana, y con el transporte modal y co- modal, o en los partenariados público-privados que presentan sinergias con Smart Cities, como la iniciativa Green Cars con el proyecto Green Emotion.

 

La integración de la Oficina en la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico permite aprovechar las sinergias que proporciona la transversalidad de otras materias que son competencia de la Agencia, como el apoyo a emprendedores, la innovación y el diseño, y el desarrollo y seguimiento de proyectos “Smart City”. En particular, dentro de la iniciativa “Smart City VyP”, que llevan a cabo conjuntamente las ciudades de Valladolid y Palencia, los proyectos Smart Mobility son un eje esencial, el corredor viario de la A 62 Autovía de Castilla – E 80 Helsinki-Lisboa, los desplazamientos interurbanos y la industria automovilística representan una seña de identidad industrial y social que permiten hablar de una auténtica “Ciudad lineal” de industria y conocimiento, para lo que cuentan con el apoyo de los campus universitarios y centros tecnológicos de las dos ciudades. Por otro lado, son diversos los proyectos Smart City relacionados con la electromovilidad que se desarrollan dentro de esta Iniciativa, el proyecto Recarga VyP o el proyecto Gestor de Movilidad son dos ejemplos.