Valladolid recupera la normalidad tras la tormenta: Padre José Acosta, la última vía abierta al tráfico
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Valladolid recupera la normalidad tras la tormenta: Padre José Acosta, la última vía abierta al tráfico

Fotos: @PoliciaVLL y @BomberosVLL

Tres dotaciones de Protección Civil trabajaron hasta las cinco de la madrugada y el 112 recibió más de 150 llamadas. 

Tras la tormenta vuelve la calma. Después del aguacero que provocó el caos en Valladolid tras caer más de 37,2 litros por metro cuadrado en espacio de apenas una hora, la normalidad ha llegado a la ciudad. Así lo ha expresado la Policía de Valladolid en su cuenta de twitter.

 

“El tráfico en la ciudad va volviendo a la normalidad tras la tormenta de anoche. A esta hora los túneles están abiertos y la única vía principal que permanece cortada es Padre José Acosta desde Mieses dirección salida ciudad. Cuidado con las balsas de agua”. Este es el mensaje que a primera hora de la mañana lanzaba el Cuerpo municipal. Tiempo después, la propia Policía anunció que "la circulación" en dicha vía se encontraba "normalizada".

 

Por su parte, los voluntarios de Protección Civil estuvieron trabajando intensamente durante más de cinco horas, hasta las cinco de la madrugada. “Un total de 12 efectivos en 3 dotaciones, han trabajado para restituir la normalidad en distintas zonas de Valladolid”, relataron también en su cuenta de twitter.

 

La tormenta fue tan virulenta que el 112 tuvo que gestionar 150 avisos entre las 21.20 y las 22.30 horas a causa de incidencias relacionadas con la lluvia en la provincia de Valladolid, de los cuales 132 han sido en la capital vallisoletana.

 

En concreto, los avisos gestionados en Valladolid capital se referían a en su mayoría a inundaciones (92), con sumideros saturados de agua en la vía pública, inundaciones en portales, bajos comerciales, viviendas o bodegas. Además, se han gestionado incidentes por filtraciones de agua (ocho), por obstáculos en la calzada y peligros de circulación (otros nueve), con balsas de agua en vía pública, presencia de ramas, alcantarillas levantadas, etcétera, objetos que suponen peligro de caída a vía pública (ocho) o semáforos averiados, entre otros.

Noticias relacionadas