Valladolid recibe a más de 12.000 personas en un concierto de OT pasado por agua

Tras varias horas de cola bajo la lluvia, finalmente escampó y los fans pudieron disfrutar del evento sin necesidad de usar sus paraguas.

La enorme demanda de los fans vallisoletanos ha conseguido que los chicos de Operación Triunfo hagan una parada en la ciudad durante su gira por el país. Así, desde las primeras horas de la mañana, los seguidores más fieles ya comenzaban a formar cola en el recinto de la Antigua Hípica Militar. La lluvia que llegó con las primeras horas de la tarde no asustó a las más de 12.000 personas que acudieron al lugar, aunque sí planteó dudas respecto a una posible cancelación del evento.

 

La espera, aunque algo problemática, mereció la pena y los asistentes pudieron entrar al recinto para recibir a unos ‘triunfitos’ que se mostraron muy agradecidos ante la paciencia de su público. Varios de los ex concursantes de OT reconocieron el apoyo de los fans que, pese a las largas horas de cola pasada por agua, no perdieron en ningún momento la ilusión.

 

Pasadas las 21:30 horas llegó el momento que todos esperaban y la banda hizo su entrada en el escenario entre las abrumadoras ovaciones de la multitud, que se incrementaron cuando los 16 protagonistas del concierto iniciaron su primera actuación. Al ritmo del ‘I’m still standing’ de Elton John comenzaron los coros de los fans, que ya no cesarían hasta el fin del concierto cerca de la medianoche.

 

Uno de los platos fuertes de la noche fue sin duda el momento en que Alfred García encendió las linternas de casi la totalidad de los asistentes con su ‘Que nos sigan las luces’, algo que ya es tradición en las actuaciones del artista.

 

Igualmente, la ya reconocida como ‘Amaia de España’ volvió a despertar las risas de sus fans al recoger una peluca morada del suelo del escenario y preguntar a su dueña si se la podía quedar. Un gesto más que refuerza la característica naturalidad de la ganadora del concurso, que se ha convertido en una de las artistas más queridas en todo el país.

 

‘No puedo vivir sin ti’, interpretado por Aitana y Cepeda, dejó un sabor agridulce a los denominados ‘aiteders’, que sostienen la existencia de una relación amorosa entre ambos cantantes. Los fans de esta hipotética pareja les despidieron del escenario al grito de: “¡beso!”, pero no obtuvieron respuesta.

 

Miriam, la gallega conocida como ‘la leona’, fue la encargada de despedir el encuentro y agradecer la presencia de los fans en nombre de sus compañeros, dando paso a la famosa canción que ella misma empezó a componer y que se ha convertido en el himno de la edición: ‘Camina’. Después del ya mítico “falso final” seguido de los coros pidiendo “otra”, los triunfitos reaparecieron para cerrar definitivamente la cita con la eurovisiva ‘Tu canción’ de Alfred y Amaia y la actuación grupal de ‘La revolución sexual’.

Noticias relacionadas