Valladolid pierde 27.029 habitantes en los últimos veinte años

La provincia ha pasado de los 519.851 residentes de 1998 a los 529.019 de 2008 para bajar a los 492.029 de la actualidad.

Valladolid ha perdido 27.029 habitantes en los últimos 20 años, en los que ha pasado de los 519.851 residentes de 1998 a los 529.019 de 2008 para bajar a los 492.029 de la actualidad. Mientras, Castilla y León ha bajado su población en 148.166 habitantes en los últimos diez años, aunque en comparación con 1998 la pérdida ha sido de 75.439 residentes, según los datos del Padrón definitivo a 1 de enero de 2018 que ha publicado este martes el INE.

 

Según los datos recogidos por Europa Press y publicados por el INE, Castilla y León contaba en 1998 con una población de 2.484.603 habitantes, de los que 2.469.482 eran de nacionalidad española y 15.121 eran extranjeros, mientras que según el padrón, a 1 de enero de 2018 residían en la Comunidad 2.409.164 personas, de las que 2.285.589 son españoles y 123.575 extranjeros.

 

Asimismo, según la serie poblacional de 20 años publicada por el INE, entre 1998 y 2008 Castilla y León ganó 72.727 habitantes ya que se multiplicó casi por diez la llegada de ciudadanos extranjeros, al pasar de los 15.121 en 1998 a los 154.802 en 2008, es decir, pasaron de representar el 0,61 por ciento de la población a suponer el 6,05 por ciento.

 

En la actualidad, la población extranjera en Castilla y León supone el 5,13 por ciento del total de habitantes de la Comunidad.

 

Desde 2008, año en el que comenzó la crisis, hasta la actualidad, la población nacional en Castilla y León ha ido descendiendo año tras año, al pasar de 2.404.528 a 2.285.589 habitantes, mientras que hasta 2012 el número de ciudadanos extranjeros creció.

 

A partir de 2012 también ha ido descendiendo la población extranjera en Castilla y León, que en la actualidad es de 123.575 inmigrantes, aunque en el último año ha crecido y han llegado a Castilla y León 1.297 extranjeros más.

 

Según la serie de 20 años, las provincias de Burgos y Segovia tenían, a 1 de enero de 2018, más población que hace veinte años. Así, Burgos ha pasado de los 346.356 habitantes en 1998 a 357.070 en 2018 y en Segovia, de 146.755 a 153.342 habitantes en la actualidad.

 

El resto de provincias ha perdido población en los últimos veinte años aunque entre 1998 y 2008 se produjo en todas las provincias castellanoleonesas, excepto en León y Zamora, la misma tendencia que en la Comunidad, ganaron población.

 

Así, Ávila contaba en 1998 con 167.132 habitantes y alcanzó los 171.815 en 2008 para descender a los 158.498 residentes de la actualidad. En Burgos, la evolución ha sido de 346.356 habitantes en 1998 para llegar a 373.672 en 2008 y bajar a 357.070 en 2018; mientras que en León había 507.365 habitantes en 1998, para bajar a 500.200 en 2008 y a 463.746 residentes actuales.

 

En Palencia, se ha pasado de los 179.623 habitantes de 1998 a los 172.454 de 2008 y los 162.035 de la actualidad; en Salamanca, residían en la provincia 349.550 personas en 1998 para lograr los 353.619 en 2008 y bajar a 331.473 de 2018, y en Segovia se ha pasado de los 146.755 habitantes en 1998 a los 153.341 de la actualidad aunque llegó a tener 164.262 residentes en 2008.

 

La provincia de Soria ha pasado de los 91.593 habitantes en 1998 a los 93.503 de 2008 para descender a los 88.600 registrados según el padrón del 1 de enero de 2018. En Zamora, la población ha pasado de los 2005.201 habitantes con los que contaba la provincia en 1998 a los 197.221 de 1008 a los 174.549 a los 2018 residentes actuales.

 

Según esta evolución, Ávila ha perdido en los últimos veinte años 8.634 habitantes; León, 42.619 habitantes; Palencia, 17.588 habitantes; Salamanca, 18.077 residentes; Soria, 2.993 habitantes y Zamora, 30.652 habitantes.

 

Por contra, en Burgos, la población ha crecido en los últimos veinte años en 10.714 habitantes y Segovia 6.587 habitantes.