Valladolid lanza su grito por la igualdad en el acto que cerró la jornada del 8M
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Valladolid lanza su grito por la igualdad en el acto que cerró la jornada del 8M

Imagen de la concentración celebrada en la Plaza Mayor de Valladolid.

Alrededor de un centenar de personas se hanb reunido este lunes en Valladolid para gritar "más fuerte que nunca" por la igualdad en derechos y saliros entre hombres y mujeres en una de las tres concentraciones que se han celebrado en la ciudad con motivo del Día Internacional de la Mujer.

 

La Coordinadora de Mujeres 8M de Valladolid ha preparado con "detalle" para cumplir "escrupulosamente" las recomendaciones sanitarias debido a la pandemia una concentración que se ha llevado a cabo en la Plaza Mayor. Así, han pintado señales en el suelo, con una distancia de separación de dos metros, en las que se han ido colocando los participantes en el acto. Además, durante el mismo, se ha estado recordando por megafonía todas estas medidas y voluntarias de la coordinadora, ataviadas con chalecos amarillos, han estado velando por su cumplimiento.

 

A ritmo de batucada y con lemas como 'Mujer levántate y lucha. Ni un paso atrás'; 'A palabras machistas, oídos violetas' y 'Las calles también son de las mujeres' el acto reivindicativo se ha desarrollado con total normalidad.

 

"Este año, precisamente, alcanzamos los 30 años organizando esta concentración y entendemos que es la más importante de todas en la defensa de nuestros derechos porque nos están atacando desde todos los lados", ha lamentado una de las portavoces, Marisol Morais, que ha ironizado con que ellas ni son "futboleras", en relación a la concentración que seguidores del Atlético de Madrid realizaron ayer a las puertas del Metropolitano, ni "fascistas", por la movilización organizada en Valladolid por la Falange, que parece "sí se pueden manifestar".

 

Morais ha admitido que hoy importaba más el mensaje que el número de personas concentradas. "No estamos pensando en si somos 500, 1.000 o 1.500... lo que queremos es gritar más fuerte que nunca porque este año es necesario por los ataques que hemos recibido", ha incidido.

 

Durante la concentración se ha leído un manifiesto en el que han puesto de manifiesto que la mujer tiene que seguir siendo considerada "esencial" más allá de la pandemia. De ahí que hayan reivindicado el fin de la "precariedad laboral" que conduce a una pobreza "claramente feminizada". "Equiparar salarios y tiempos cotizados a lo largo de toda la vida laboral de mujeres y hombres. Reconocimiento y mejora de las condiciones laborales de los trabajos feminizados, esenciales, vitales, imprescindibles para nuestra sociedad. Si las mujeres seguimos acumulando precariedad laboral nunca podremos hablar de una sociedad igualitaria", señala.

 

Por último, han exigido que se garanticen los medios más adecuados para sensibilizar, visualizar y concienciar a la sociedad sobre la violencia de género como un problema público, que atenta contra la democracia y contra los derechos fundamentales de las mujeres; una perspectiva de género real y ser las protagonistas de sus vidas, de su salud y de sus cuerpos, "sin que sean mercadería ni objeto". "Y tener voz propia, dejar de ser cuestionadas por la sociedad patriarcal cuando exigimos nuestros derechos, haciéndonos culpables de pandemias o cuestionando nuestros derechos", han subrayado.

 

En este punto han recordado las palabras de Simone De Beauvoir: "No olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados", para terminar la lectura del manifiesto con un "¡Feminismo para avanzar, 8M hasta el final!".