Valladolid inaugura el novedoso modelo de quiosco accesible de la ONCE

Presenta, entre otras cosas, un punto de venta para personas con silla de ruedas, un espacio para el perro guía de las personas ciegas y un amplio escaparate trasnparente.

En Valladolid hay cerca de sesenta quioscos de la ONCE y, a partir de este viernes 6 de abril, se ha inaugurado en la Calle Santiago el primero de los nuevos modelos de la organización en la ciudad, pensado para ser más accesible para los vendedores y los usuarios con discapacidad, más ecológico por su modo de construcción y más humano por la facilidad de comunicación con el público.

 

Al acto de apertura han acudido el alcalde, Óscar Puente, y el delegado territorial de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez, quién ha afirmado que cambiar el parque de quioscos era “un sueño” que tenían “desde hace mucho tiempo”. “Hace más de 35 años que empezamos a poner los primeros quioscos en España y poco a poco se han ido quedando un poco viejos” ha añadido, destacando que el cambio tiene que ver también con “una nueva imagen de la ONCE que busca un elemento no solo para vender productos sino también para el confort de los vendedores”.

 

Se trata de un diseño diferente y único que Pérez relaciona con la idea de que es importante “unificar la imagen para una institución social y a nivel nacional”. Un quiosco un más grande, más transparente y que mejora en comunicación con la gente, quienes son según el delegado “los verdaderos protagonistas de lo que hace la ONCE diariamente”. Además, ha destacado que se ha trabajado especialmente en la accesibilidad para hacer un puesto que “pueda ser utilizado por todos, que tengas la discapacidad que tengas pueda ser confortable y usable”.

 

Así, el nuevo diseño cuenta con una entrada accesible para silla de ruedas por las necesidades del vendedor y además con un punto de venta secundario en la puerta lateral para los clientes que también utilicen este tipo de ayuda técnica. Además, la cabina tiene calefacción, aire acondicionado, un lugar para el perro guía de las personas ciegas y un amplio escaparate en el que se pueden observar todos los productos.

 

Es un camino que iniciamos en estos momentos y que haremos a lo largo de los próximos años en la medida de nuestras posibilidades económicas”, ha concluido el delegado, añadiendo que seguirán “hasta lograr cambiar todos los quioscos.

 

Puente ha destacado que para la ciudad supone “una mejora evidente de la imagen del espacio urbano”. “Es importante en un entorno histórico como es la calle Santiago de Valladolid que el mobiliario urbano tenga cada vez una mejor imagen y la elección de la ONCE contribuye a mejorar la imagen de una ciudad que cuida mucho los detalles”, ha añadido.

Noticias relacionadas