Cyl dots mini

Valladolid evitará la emisión de 16.000 toneladas de CO2 con la instalación de contadores de calefacción central en edificios

Calefacción

En Valladolid, 42.300 viviendas tendrán que instalar contadores de calefacción o repartidores de costes con el nuevo Real Decreto 736/2020 sobre regulación individual de consumos aprobado recientemente.

El parque inmobiliario es el responsable de más del 40% de las emisiones totales de CO2 en Europa. Sólo la calefacción representa el 56% de las mismas, según datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Esto se debe en gran medida a que muchos de estos edificios, principalmente los inmuebles anteriores a 1998, no han sido actualizados y todavía cuentan con sistemas e instalaciones ineficientes y anticuadas que les hace ser altamente contaminantes.

 

Valladolid, con algo más de 42.300 viviendas con calefacción central, emite cada año 16.000 toneladas de CO2. Con la instalación obligatoria de contadores de calefacción, como obliga el nuevo Real Decreto por el que se regula la contabilización de los consumos individuales de calefacción, podría reducir en un 25% el volumen total de emisiones.

 

La ciudad de Valladolid se encuentra en la Zona E, por lo que antes del 1 de febrero de 2021 las comunidades de propietarios con al menos 20 pisos tendrán que solicitar un presupuesto para la instalación que deberá realizarse en los 15 meses siguientes (antes de mayo de 2022). El 1 de julio de 2021 será obligatorio para los edificios en la Zona Climática E con menos de 20 viviendas, siendo la fecha límite de instalación el 1 de octubre de 2022.

 

“La lucha contra el cambio climático es responsabilidad de todos: Administración y ciudadanos. La instalación de contadores de calefacción, o en su caso, repartidores de costes nos da la oportunidad de conocer nuestro consumo, actuando de manera directa para optimizarlo y reducirlo”, explica Ignacio Abati, presidente de Aercca (Asociación Española de Repartidores de Coste de Calefacción) y director general de ISTA.

 

“En este sentido, la aprobación del Real Decreto ha sido una gran noticia y no solo para el medioambiente con la reducción de emisiones de CO2, sino también para rebajar el gasto energético y, en consecuencia, económico de las familias, sobre todo en los momentos de incertidumbre en los que nos encontramos”, considera, por su parte, Eduardo Echarren, responsable comercial de ISTA en la Zona Norte.

 

En España existen cerca de 1,5 millones de hogares con calefacción central. La aplicación de esta norma supondrá que se dejen de emitir 1,05 millones de toneladas de gases de efecto contaminante a la atmósfera cada año. De esta manera, se contribuirá a reducir la polución en las grandes ciudades, mejorando la salud de sus habitantes. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, unas 30.000 personas fallecen al año como consecuencia de la contaminación: 23.000 por inhalación de partículas y 7.000 por causas asociadas al dióxido de nitrógeno.