Valladolid estrena un centro con el objetivo de convertirse en "referente" en igualdad y prevención de violencia de género

Óscar Puente, en la inauguración del Centro Municipal de Igualdad. SERGIO SANZ

El alcalde y la concejala inauguraron el espacio ubicado en Huerta del Rey, que comenzó a construirse "hace algo más de dos años".

Los vallisoletanos ya tienen su Centro Municipal de Igualdad, ubicado en Huerta del Rey, el cual esperan desde el Ayuntamiento que se convierta en "referente". En la inauguración estuvo presente el alcalde, Óscar Puente, quien aseguró que será recordada "por la nevada caída este miércoles". Reiteró en varias ocasiones el "compromiso del equipo de gobierno" y el "intenso trabajo" para hacer realidad el proyecto que se inició "hace algo más de dos años".

 

Puentes aseguró que la meta es "crear recursos y servicios para la ciudadanía" y para "dar respuesta, preferentemente a las mujeres". "Aunque no solo a ellas", apuntó, en referencia a los hombres. Y es que  desde el Consistorio pretenden que se convierta en un centro de "referencia en materia de igualdad y prevención de la violencia de género".

 

En el estreno estuvieron presentes casi todos los representantes del equipo de gobierno municipal, ya que solo se ausentó el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia. El regidor destacó la "colaboración de las distintas áreas" para llevar a cabo el espacio, que se encuentra en la calle Antonio Royo Villanueva, detrás de la Cruz Roja, e invitó a los vallisoletanos a conocerlo.

 

Por último, explicó qu el logotipo elegido "busca representar un símbolo de equidad, donde las formas se abrazan y superponen de manera armónica, queriendo destacar un mensaje de convivencia y pluralidad entre hombres y mujeres".

 

LAS ÁREAS

 

La concejala de Educación, Infancia e Igualdad, Vicky Soto, explicó que el centro se compone de cinco áreas: "De información, sensibilización y atención general; de formación y empleo; de atención psicosocial y de salud; de participación y asociacionismo; y de igualdad de género y violencia".

 

Soto 'despiezó' el lugar para señalar qué se va a hacer en cada lugar. Por ejemplo, en en salón grande se impartirán cursos, aunque también puede convertirse en una sala de exposiciones. El personal, formado por una psicóloga, una administrativa, una trabajadora social y un agente de la igualdad -todas mujeres-, ocupará cuatro despachos.

 

El centro también cuenta con una sala de ordenadores  y otras dos más pequeñas convertidas en una biblioteca-ludoteca. "Las mujeres pueden venir a utilizarlos o a las actividades con sus hijos", comentó. De hecho, uno de los puntos importantes es que en las actividades organizadas habrá "servicio de canguro".