Valladolid estrena su nuevo punto de información turístico poniendo en valor las bodegas de San Benito
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Valladolid estrena su nuevo punto de información turístico poniendo en valor las bodegas de San Benito

El nuevo espacio que sustituye al quiosco situado en Fuente Dorada inaugura además una exposición temporal que ensalza los restos arqueológicos de la ciudad.

La riqueza turística de Valladolid es múltiple variada, desde el Ayuntamiento se hace un gran esfuerzo para ofrecer múltitud de actividades como visitas guiadas y teatralizadas que permiten a los visitantes y a los propios vallisoletanos conocer el pasado y presente de esta ciudad, así como sus tesoros ocultos. Con este fín el consistorio, a través de la Conejalía de Turismo y la Sociedad Mixta para la promoción del Turismo ha trabajado duramente durante esta pandemia para mejorar su oferta turística y adapatarla a esta nueva normalidad.

 

Fruto de este trabajo se ha inagurado este jueves el nuevo punto de información turística de Valladolid, situadada en las bodegas del edificio de San Benito, un espacio rehabilitado y puesto en valor que sustituye al quiosco de la plaza de Fuente Dorada. Tal y como han expuesto en su presentación el alcalde, Óscar Puente, y la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, se trata de un espacio accesible que además permite visualizar una de las arcadas por las que circulaba el rio Esgueva a través de un cristal.

 

A partir de ahora desde este punto informativo se reservarán y venderán las visitas guiadas, las visitas teatralizadas o la tarjeta turística Valladolid Card. Por otro lado, está previsto que desde esta oficina partan y finalicen diferentes rutas a partir de otoño, entre ellas una nueva Ruta Arqueológica.

 

Por otro lado, la puesta en valor de este nuevo espacio también supone la recuperación de la sala de exposiciones en San Benito, que abre sus puertas con la muestra temporal 'Arqueología en Valladolid. Turismo Cultural y Riqueza Patrimonial'.  Se trata de un recorrido a través de paneles de los principales hitos arqueológicos de la ciudad y un importante "activo turístico", en palabras de Óscar Puente.

 

La muestra selecciona quince emplazamientos en los que se puede observar las huellas del paso del tiempo en Valladolid y que contemplan los recintos amurallados de los que encontramos vestigios en la calle Angustias, en el aparcamiento de Plaza de España o en el convento de las Huelgas Reales; el alcazarejo, el alcázar y el monasterio de San Benito; la mezquita mudéjar en la calle Claudio Moyano o las Arcas Reales, entre otros.

 

La exposición también refleja restos de la arqueología industrial vallisoletana con lugares como el lavadero de las Tenerías, el parque de locomotoras de Renfe, el edificio de la Electra Popular Vallisoletana o la azucarera Santa Victoria. 

 

Muchas sorpresas guardan aún estas visitas, pero a la entrada en San Benito un fraile espera ansioso a los visitantes con el afán de poder contarles la historia de este histórico edificio tras mucho tiempo sin poder recibir gente.