Valladolid estalla contra la corrupción y en defensa de la dignidad de las pensiones

Miles de personas recorren el centro de la ciudad clamando por unas retribuciones dignas, cargando contra los "ladrones" de dinero público y exigiendo una subida para los pensionistas vinculada al IPC.

Valladolid ha reunido a miles de vecinos, principalmente pensionistas pero también trabajadores, personas de mediana edad, y jóvenes, quienes han salido a la calle este sábado 17 de marzo en defensa de la dignidad del sistema de pensiones, señalando la corrupción y al actual Gobierno nacional como dos de los principales problemas.

 

Desde la Plaza Zorrilla, donde finalmente han acordado salir unidos todos los convocantes (sindicatos por un lado, Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones por otro), la marea humana ha recorrido la calle Santiago hasta desembocar en la Plaza Mayor, donde ha tenido lugar la lectura del manifiesto.

 

A falta de cifras oficiales (las que ofrece Subdelegación de Gobierno, y que tanta polémica generaron el 8M), el ágora principal de Valladolid -limitada en esta ocasión por la instalación de los asientos para Semana Santa- presentó tres cuartas partes de su aforo llenas, con gente que se quedó atascada en la calle Santiago y no pudo acceder.

 

Con gritos como "¡corruptos'", "Rajoy y Cospedal, a Soto del Real", "menos corrupción y más pensión", "las pensiones no se venden, se defienden", o "si nos tocan la pensión, habrá revolución", y con muchas pancartas en alusión a la hucha de las pensiones (que tuvo su máximo en 2011 con 66.815 millones de euros acumulados, de los cuales en 2017 solo quedan 8.095 millones según datos de la Seguridad Social) la cabecera ocupó el pequeño escenario instalado frente al Ayuntamiento. 

 

Allí se leyó el manifiesto de la Coordinadora Estatal, impregnado de feminismo y que quiso reconocer en primer lugar el papel de los "yayoflautas presionados por las Fuerzas del Orden Público exigiéndoles la documentación, consecuencia de la existencia de la Ley Mordaza". "Exigimos que se abra un debate sobre el sostenimiento del Sistema público de pensiones, no aceptamos que se ponga en cuestión otra vez la pervivencia del sistema" avanzaba Carmen Pérez, coportavoz de la plataforma en Valladolid, quien también reclamó "la derogación de las reformas legisltivas de 2011 y 2013, y el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones públicas rechazando el ridículo 0,25% de subida que el gobierno del PP viene aplicando para este año".

 

Ese 0,25% fue duramente criticado durante toda la manifestación, no solo a través de las consignas sino en los grupos de pensionistas que se iban formando, donde hablaban de subidas de unos pocos céntimos en sus pensiones, mientras que el IPC (Índice de Precios de Consumo) se situó en febrero de 2018 con una subida del 1,1% Además, el manifiesto también recogió "la denuncia de la entrada en vigor en 2019 del 'factor de sostenibilidad' como aberrante recurso para adaptar la cuantía del cobro a la esperanza de vida del pensionista" y "la desaparición de la brecha de género en las pensiones" entre otras reclamaciones.

 

D.Á.
Ver album

Noticias relacionadas