Cyl dots mini

Valladolid, en la 'lista roja' del patrimonio: 26 bienes están en peligro

El antiguo edificio de la Electra. D. LOZANO

El informe de Hispania Nostra sitúa a Valladolid como la octava provincia con más bienes patrimoniales en situación de gravedad

La provincia de Valladolid tiene veintiseis bienes patrimoniales en peligro, según un documento emitido por Hispania Nostra. Eso la sitúa como uno de los diez territorios españoles con un mayor número de bienes en circustancias de olvido, desparición o deterioro.

 

Aunque la provincia que más patrimonio tiene en esta situación es León, el ránking está encabezado por prácticamente toda la Comunidad. En concreto, Valladolid ocupa una octava posición, pero León, Palencia, Soria, Zamora, Salamanca, Segovia y Ávila también se otorgan el dudoso honor de estar dentro de las diez con un mayor número de bienes en peligro.

 

El Grupo Parlamentario Socialista ha lamentado la situación de Castilla y León, que según el informe Hispania Nostra, encabezaría la situación de Patrimonio 'en la UCI' con un total de 268 bienes en peligro. Y además por delante de otras comunidades donde el mismo juega un papel de la misma gran importancia que en la Comunidad: Andalucía y Castilla-La Mancha.

 

Castilla y León supera en este caso con creces a Andalucía, segunda posición del ránking, con una diferencia de 151 bienes patrimoniales.  El caso concreto de Valladolid, con 26, es alarmante. De la totalidad de inmuebles en la lista roja, dos se encuentran en la capital.

 

La Electra es el caso más sonado y ocupan junto con el depósito de locomotoras un lugar destacado en la lista. Ambos están marcados de rojo peligro por su estado, que lo catalogan desde Hispania Nostra de "ruina progresiva".

 

El caso de la antigua planta de electricidad del centro de la ciudad, está descrita como "amenazada por la especulación urbanística con su completa desaparición". Primero por el pretexto de la apertura de un hotel de cinco estrellas en el año 2007 "que nunca se llegó a materializar dejando al edificio sumido en una decadencia que se agrava con los años". Y segundo, por el plan municipal de ceder el mismo a una empresa privada para "acabar con uno de los símbolos de Valladolid", según señalan finalmente.