Valladolid despide sus fiestas de San Pedro Regalado con pleno de actividades para todos

momento de la imposición de pañoleta al patrón.

Una gran variedad de actividades pensadas para todos los públicos que han convertido las calles de Valladolid en un hervidero de gente.

Como dirían en el mítico programa de televisión: "¡Campana y se acabo!". Las fiestas de San Pedro Regalado han llegado a su fin, después de cuatro intensos días, con actividades que comenzaban el viernes y concluían este lunes, día del patrón, congregando a multitud de personas en la calle.

 

Durante el fin de semana el Mercado Castellano de Valladolid ha regresado al entorno de la plaza de San Pablo con la recreación del ambiente del siglo XVI que propician 98 artesanos de oficios tradicionales y artísticos y productos de alimentación, nueve talleres demostrativos y participativos, actuaciones musicales, representaciones teatrales, danzas tradicionales y exposiciones.

 

La convocatoria se ha convertido ya en un clásico de las fiestas de San Pedro Regalado, organizada por la Federación de Organizaciones Artesanas de Castilla y León (FOACAL), con el patrocinio del Ayuntamiento de Valladolid, y la colaboración de la Asociación de Artesanos de Valladolid (ATAVA), Oficio y Artesanía de Valladolid y la Asociación de Espectáculos Populares. 

 

 

Las actividades en torno al patrón también se ha sucedido. Valladolid ha vuelto a dedicar su alfombra artística y ofrenda floral a San Pedro Regalado, con la correspondiente pañoleta morada al cuello. La alfombra ha sido realizada por el artista José Gerbolés, y el periodista Angel María de Pablos ha dedicado unos versos al santo.

 

 

Previo a esto, en una mañana que no se ha presentado fría del todo, los vallisoletanos han podido disfrutar de la tradicional chocolatada que se ha celebrado en la Pirámide.

 

 

También ha habido espacio para los más deportistas, con la celebración tradicional de la Carrera de la Ciencia. Más de 300 atletas se han dado cita en esta prueba organizada por el Museo de la Ciencia de Valladolid, el Ayuntamiento y la Fundación Municipal de Deportes.

 

El evento, que este año alcanzaba su décimo primera edición, consiste en una carrera popular de 12 kilómetros que arrancará a las 10.30 horas; y cuya salida y meta se situarán en el Museo de la Ciencia de Valladolid.

 

 

Por supuesto, la misa en honor al patrón se ha celebrado en la Santa Iglesia Catedral de Valladolid, y un año más ha congregado a multitud de fieles. La eucaristía ha estado presidida por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y oficiada por el Cardenal Arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez.

 

 

Y la música también ha acompañado por cada rincón de la ciudad estas fiestas patronales de mayo. Por un lado, la Feria Internacional del Disco, instalada en la plaza de Portugalete. 

 

Diecisiete expositores especializados se han acercado hasta Valladolid, destacando la presencia de cuatro de ellos de carácter internacional, dos de ellos de Escocia, y los otros dos de Holanda y de Canadá. Expositores de Alemania y otros países están pendientes para la próxima edición. Pero no todo ha sido vender discos en Portugalete, sino que también la música en directo ha acompañado esta feria.

 

 

Y para música en directo, las actuaciones de la Plaza Mayor, que se cerraban con el espectacular show de la Orquesta Panorama, considerada la mejor orquesta de España, y que reunío en el centro de la ciudad a en torno a 22.000 personas. 

 

Las expectativas estaban por las nubes, y hasta allí fueron. Allí llegaron las 22.000 personas, según el Ayuntamiento, que despegaron de la Plaza Mayor de Valladolid montados en el transbordador espacial de la Orquesta Panorama. Vuelo sin motor, solo impulsado por la música, hasta las nubes y de vuelta.

 

 

Una gran variedad de actividades pensadas para todos los públicos que han convertido las calles de Valladolid en un hervidero de gente, con un ambiente completamente festivo y un buen tiempo que ha acompañado a los ciudadanos en su forma, sea cual sea, de honrar al patrón de Valladolid.

 

Viva San Pedro Regalado.