Valladolid continúa oscilante en la incidencia acumulada de Covid-19, insuficiente para salvar las restricciones
Cyl dots mini

Valladolid continúa oscilante en la incidencia acumulada de Covid-19, insuficiente para salvar las restricciones

ICAL

La provincia se queda en los 499 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, cuando la meta marcada para volver a abrir hostelería, gimnasios y centros comerciales son los 400

La tasa de incidencia acumulada en 14 días de COVID-19 sumó una jornada más de descenso en Castilla y León. Si este miércoles bajaba de la barrera del medio millar de casos, con 496,76, en las últimas 24 horas ha descendido en 35 casos y se sitúa en los 462, según los datos de la Consejería de Sanidad recogidos por Ical.

 

La caída ha sido generalizada en todas la provincias, en especial en la provincia de Burgos, que aunque continúa con los peores niveles, este jueves, por primera vez en las últimas semanas, logró situarse por debajo de los 800 casos y marcar los 746. Por el contrario, Segovia continúa presentado la tasa más baja con 212,89 (-9), por delante de Ávila, con 214,41 (-14).

 

Por debajo de la media regional también se sitúa Salamanca, que baja de los 300 y se sitúa con una tasa de 277,78 y León, con 421,3. Por encima de la media regional, además de Burgos, se sitúan Soria (477,23), Valladolid (499,86), Zamora (528,58) y Palencia (605).

 

Por su parte, la incidencia acumulada en siete días experimentó una caída también de forma generalizada, de manera que en la Comunidad se sitúa en los 166,82 casos, catorce menos que ayer. Ávila presenta los mejores resultados con 72,32 casos, siete menos que ayer, mientras que en Segovia la tasa sube ligeramente hasta los 103,18 (+3). En la Salamanca la tasa se situó en 96,33 (-11) y en León en 165 (-2). Burgos mantiene los niveles más altos con 287,99 (-37), por delante de Palencia (244,13), Zamora (183,15), Soria (169,23) y Valladolid (161,68).

 

En cuanto a la incidencia del COVID-19 en el colectivo de mayores de 65 años por cada 100.000 personas en los últimos 14 días, otro de los criterios valorado para la desescalada, descendió desde los 512,22 de ayer a los 479,84 de hoy; al igual que ocurre en el caso de la incidencia en siete días de este colectivo, que baja ligeramente hasta los 183,56 casos.

 

También, la positividad global de las pruebas diagnósticas se redujo y pasó del 7,90 por ciento al 7,50. Por el contrario, la tendencia de la trazabilidad se incrementó ligeramente y pasó del 65,94 por ciento al 66,25.