Valladolid comienza su semana decisiva con la obligación de frenar el Covid para evitar restricciones mayores

La calle Santiago de Valladolid. JUAN POSTIGO

La ciudad estrena este jueves medidas estrictas para evitar aglomeraciones: se prolongarán durante una semana y una evaluación decidirá si se mantienen, cambian o se levantan. 

La ciudad de Salamanca arranca este jueves (lo ha hecho a las 00.00 horas) una semana decisiva en la que va a decidir su destino entre dos escenarios: ponerle freno al desbocado aumento del Covid o enfrentarse a la posiblidad de sufrir restricciones todavía mayores que no se pueden descartar. De paso, se juega poner a salvo el inicio del curso escolar, e incluso el calendario de los universitarios, que no se van a tocar por ahora, pero que dependen también de que la situación mejore. Esto es lo que se puede hacer y lo que no desde hoy.

 

La capital sigue estando entre los municipios que más preocupan con datos de este miércoles en los que se alertaba de 19 brotes con 147 casos vinculados y dos fallecidos las últimas 24 horas. 

 

Y, ¿si la ciudad no logra regresar a valores epidemiológicos estables? La consejera de Sanidad y el vicepresidente de la Junta insisten casi cada día, y más desde que el martes anunciaron restricciones adicionales en Salamanca y Valladolid, que todo depende de los niveles epidemiológicos y que la situación es cambiante. Según ha podido saber TRIBUNA, hay confianza en que las medidas tomadas lleguen a tiempo y permitan evitar el desastre que, sobre el papel, se adivinaba en el horizonte, y que ha provocado esta decisión. Pero en caso contrario, no se descarta nada.

 

Verónica Casado ha asegurado que la vigencia de las medidas se prolongará durante una semana, es decir, hasta el día 9 de septiembre, el mismo que empieza el curso escolar. Antes, previsiblemente el martes anterior, se evaluará la situación y se tomarán decisiones. Según la consejera, puede ocurrir cualquier cosa, que las restricciones vayan "para arriba o para abajo", es decir, que se endurezcan o se relajen, e incluso que se levanten. Este último escenario es el más deseable, el primero el que menos, aunque el confinamiento no parece cercano: Casado ha rechazado confinar por barrios y el nivel global de la capital no da para hacerlo. En todo caso, no hay mucho margen si empeora la situación: el siguiente nivel son los confinamientos, pero antes se recurriría a más restricciones.

 

En el Ayuntamiento de Valladolid y desde el propio PSOE provincial no se han tomado nada bien la medida y tachan de "arbitrariedad" por parte de la Junta. Si el juez da la razón al Gobierno regional, el Consistorio deberá suspender definitivamente las más de 80 actividades culturales que tenían programadas en las 'no fiestas'.

 

Comentarios

Pablo 03/09/2020 12:08 #2
Totalmente de acuerdo con el comentario anterior: el virus nos dio una pequeña tregua de dos meses que los políticos y responsables de la ciudad, de la comunidad y del Estado han aprovechado para irse de vacaciones y decir lo fuertes que hemos salido de esto. Yo he perdido un familiar y estoy cobrando 672 euros por mantener cerrado mi negocio. Otros ni siquiera eso. Pues nada, a seguir pintando calles, a organizar conciertos pero a descuidar lo importante. En dos meses veremos el resultado de tanta insensatez.
vallisoletano1972 03/09/2020 11:26 #1
la ciudad de Valladolid comienza el Jueves: con un 30% de Paro técnico que se suma un 10% más con los Ertes, un 55.000 vallisoletanos viviendo en pobreza, una sanidad precaria, carreteras obsoletas de los años 70, calles sucías por falta de contrataciones de personal de la limpieza, atascos kms ( paseo de Isabel la Católica-Paseo Zorrilla construyendo carriles bici donde no había necesidad), Centros de Salud y Sanitarios colapsados por Covid-19, profesores desbordados por el inicio del curso, un 40% de negocios cerrados a cal y canto, ... Pero tenemos las calles del centro pintadas con flores y colores, y a los tres días negras como el carbón.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: