Valladolid cierra el el Día Europeo sin Coches con una reducción de la contaminación del 12%

 Ecologistas en Acción considera que ha llegado la hora de pasar de los “ensayos” a la limitación permanente del tráfico en el centro urbano, todos los días del año.

Con los datos de las cinco estaciones municipales de control de la contaminación, Ecologistas en Acción ha podido comprobar que el cierre del centro al tráfico entre las 10 de la mañana y las 10 de la noche realizado durante el Día Europeo sin Coches ha provocado la caída de la contaminación atmosférica en toda la ciudad de Valladolid, llegando a reducir en una media del 12 por ciento la registrada durante el día inmediatamente anterior, en el mismo periodo horario.

 

Así, el dióxido de nitrógeno (NO2), contaminante tóxico que ocasiona casi 200 muertes prematuras cada año en Valladolid, y cuyas emisiones al aire proceden en su mayoría del tráfico motorizado, se redujo un 38 por ciento en la estación de Arco de Ladrillo y un 21 por ciento en la estación de Santa Ana, cercana a la Ronda Exterior Sur, sin que se haya dispuesto de datos de este contaminante en las estaciones urbanas de Vega Sicilia (Paseo de Zorrilla), Puente del Poniente ni La Rubia.

 

Las partículas inferiores a 10 y a 5 micras (PM10 y PM2,5) se redujeron respectivamente un 13 y un 3 por ciento, de promedio en las cuatro estaciones municipales que las miden, alcanzándose las rebajas máximas en la estación de La Rubia, entre el Paseo de Zorrilla y el Polígono Argales, con caídas respecto al lunes del 22 y el 19 por ciento, respectivamente para cada tipo de partículas.

 

Respecto al ozono, contaminante formado a partir de las emisiones del tráfico en presencia de luz solar que causa cada año más de 30 muertes prematuras en Valladolid, se observó una reducción poco significativa de los niveles registrados el lunes, con un tiempo atmosférico similar, cuantificable en apenas el 2 por ciento en las estaciones de Vega Sicilia, Puente del Poniente y Santa Ana. Hacia Laguna de Duero, la zona con niveles de ozono más elevados, la contaminación cayó casi el 10 por ciento en la estación medidora de la fábrica de automóviles Renault.

 

Para Ecologistas en Acción, la significativa reducción de los niveles de contaminación del aire durante el Día sin Coches, como ya se observara también durante el estado de alarma, demuestra que la reducción de uso del automóvil en la ciudad tiene efectos muy beneficiosos en la calidad del aire que respiramos y, por ende, en la salud pública, disminuyendo como han señalado diversos estudios la gravedad de la enfermedad Covid-19, en un momento de elevada transmisión del virus.

 

Otros beneficios ambientales y sociales que se pudieron comprobar el Día sin Coches en el centro de Valladolid fueron la llamativa reducción del ruido, el aumento de la seguridad de los peatones y los ciclistas, el mejor funcionamiento del transporte público (en velocidad y ocupación) o la recuperación de la calle para otras funciones distintas a la movilidad, como el paseo o la relación.

 

Por todo ello, Ecologistas en Acción considera que ha llegado la hora de pasar de los “ensayos” a la limitación permanente del tráfico en el centro urbano, todos los días del año. Piden por ello al Ayuntamiento que programe ya un calendario de cierre progresivo del acceso motorizado al centro, limitado a residentes, carga y descarga, urgencias y transporte público, que incluya ya todos los domingos y se convierta en 2021 en la primera zona de bajas emisiones permanente de la ciudad.