Valladolid choca con otras ciudades que ya han decidido cancelar sus fiestas de septiembre

Salamanca, Murcia, Albacete, Guadalajara y, problablemente, Palencia no celebrarán sus fiestas de septiembre. Logroño todavía no se ha posicionado.

La insistencia del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, por celebrar las fiestas de Nuestra Señora de San Lorenzo (primera semana de septiembre) “por ser un motor económico” no encuentra seguimiento en otras ciudades que, como la del Pisuerga, cuentan con celebraciones patronales ubicadas en septiembre.

 

El Ayuntamiento de Salamanca, concretamente su alcalde Javier García Carbayo, se ha sumado a las indicaciones del vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, de suspender todas las fiestas durante el verano para evitar posibles contagios por coronavirus. El regidor salmantino, no obstante ha dicho que buscará “fórmulas” para mantener el “compromiso” con los artistas locales de la ciudad, aunque aún no ha desvelado cómo podrían ser estos conciertos. Salamanca no celebrará, como viene siendo habitual, a la Virgen de la Vega (8 de septiembre).

 

Palencia, ciudad vecina, aunque todavía no ha oficializado la suspensión de sus fiestas patronales de San Antolín, que normalmente se celebran a finales de agosto y los primeros días del mes de septiembre, seguirá las recomendaciones de la Junta y no elaborará programa festivo al uso.

 

Otra de las ciudades con importantes fiestas y que, habitualmente, suelen coincidir con las de Valladolid es Murcia. Si las Fiestas de Primavera ya se vieron afectadas por la pandemia, las de septiembre, las de Moros y Cristianos, también correrán la misma suerte. El edil de Cultura, Jesús Pacheco, ha dicho que ya preparan las Fiestas de 2021, que “serán las mejores de la historia” de la ciudad murciana.

 

Una de las localidades más ‘madrugadoras’ a la hora de clausurar todos sus actos festivos, que debían celebrarse del 7 al 17 de septiembre ha sido Albacete. La crisis sanitaria ha obligado a suspender la Feria albaceteña 2020, declarada de Interés Turístico Internacional. Su alcalde Vicente Casañ cree que celebrar las fiestas “sería un riesgo inminente para la salud”, por el volumen de visitantes que llegan a Albacete para disfrutar de los actos festivos.

 

También en la Comunidad castellano-manchega, Guadalajara ha decidido que sus fiestas patronales no se celebren este año, que tienen su día grande el 14 de septiembre. El alcalde Alberto Rojo consultó a sectores y asociaciones implicadas y decidieron que esta era la medida más sensata.

 

Logroño, que celebra sus actos festivos entorno a San Mateo, aún no ha decido la suerte de sus fiestas. Como Valladolid se resiste a que la alegría de la fiesta sea derrotada por el miedo al coronavirus. Óscar puente, alcalde de la ciudad vallisoletana, se ha dado hasta mitad de agosto para tomar una decisión en firme.