Valladolid celebra un acto homenaje en recuerdo los militares fallecidos en el Desastre de Annual
Cyl dots mini

Valladolid celebra un acto homenaje en recuerdo los militares fallecidos en el Desastre de Annual

FOTO NACHO GALLEGO/ EFE

La Academia de Caballería de Valladolid realizó este viernes un acto de homenaje a los "héroes del Regimiento Alcántara" en marco del centenario de esta batalla.

La última diana que escucharon los jefes, oficiales y soldados del Regimiento de Cazadores Alcántara Número 14 de Caballería, antes de perder la vida en una de las refriegas del Desastre de Annual, se ha vuelto a escuchar cien años después en Valladolid, junto a la academia que es sede del arma.

La Unidad Montada de Batidores, formada por lanceros y coraceros de la Guardia Real, vestidos de gala y a caballo, ha interpretado la diana que escucharon los jinetes de Alcántara durante la madrugada del 23 de julio de 1921 junto a las posiciones de Dar Drius, Annual, Igueriben y Monte Arruit, en el norte de Marruecos, durante la Guerra del Rif.

 

Salieron para proteger el repliegue de las tropas españolas acosadas por el enemigo, al mando del teniente coronel Fernando Primo de Rivera y conscientes de la muerte segura a la que se entregaban y que en sucesivas salidas, a lo largo de ese día, acabó con la vida de 28 jefes y oficiales de un total de 32, y de 523 soldados de los 685 en filas.


Todos ellos han sido homenajeados por el Ejército durante un acto castrense celebrado en el centro de Valladolid, junto a la Academia de Caballería y al monumento junto a su portada que, por suscripción público, Mariano de Benlliure dedicó en 1931 a los héroes de Alcántara este viernes recordados un siglo después.


El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asistido a un acto que ha presidido el teniente general Jerónimo de Gregorio, jefe de Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra, y que ha consistido en el relato de los hechos acontecidos aquel 23 de julio.



El secretario del arma de Caballería, el coronel Ernesto de Novales, ha narrado la gesta a través de un relato intercalado por los sucesivos toques que escucharon entonces los soldados, desde el de oficiales y diana, hasta el de punto de marcha, carga, retreta e incluso de vals y pasodoble cuando eran vitoreados por sus compañeros cuando regresaban a sus posiciones tras las incursiones realizadas.

El teniente general y un familiar de uno de los fallecidos en la gesta han depositado una corona de flores delante del monumento de Benlliure, durante el homenaje a los caídos que ha rubricado una descarga de fusilería por parte de alumnos de la Academia de Caballería.
 

Han asistido a este homenaje jefes y oficiales de las unidades de Caballería existentes en España, entre ellas los regimientos acuartelados en Ceuta (Montesa), Melilla (Alcántara), Valencia (Lusitania), Zaragoza (España) y Valladolid (Farnesio), así como el jefe regional de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía, Jesús del Amo, y el teniente coronel Juan Miguel Recio, jefe de la Comandancia de Castilla y León.
 

El Desastre de Annual y el subsiguiente del Monte Arruit donde los españoles fueron masacrados, mutilados y sus cadáveres expuestos durante meses a la intemperie, produjo un gran impacto social en una España que en apenas quince años afrontó la Dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1930), la deposición de Alfonso XIII (1931), la llegada de la II República (1931-1936) y la Guerra Civil (1936-1939).