Cyl dots mini

Valladolid celebra el Día del Agua con la mirada puesta en los retos de futuro

La jornada invita a reflexionar sobre, quizá, el bien más preciado. En España la sequía amenaza, en otros lugares del mundo, las malas condiciones causan cientos de miles de muertos al año, y en Valladolid se plantean soluciones basadas en la naturaleza para otimizar su consumo sin ponerlo en riesgo.

El 22 de marzo se celebra, a nivel global, el Día Mundial del Agua. Más allá de trabajos realizados en los colegios para conmemorarlo, y de eventos institucionales, el acceso al agua potable no solo es un privilegio para los vallisoletanos, sino que además presenta un reto de futuro ante su posible escasez en el marco del Calentamiento Global.

 

Aunque las últimas lluvias y nevadas han contribuido a aumentar el nivel de los embalses, hasta el 67,9% actual en los de la Cuenca del Duero (la media de los diez años anteriores es del 71,6%, mientras que el año pasado por estas fechas estaban al 59,6%), lo cierto es que el pasado verano, en Valladolid, se puso de manifiesto su relevancia, y su escasez, cuando desde el Ayuntamiento se tomó la decisión de cortar el riego en jardines públicos ante la gravedad de la situación. También grandes empresas sufrieron la situación: la papelera Europac, una de las compañías más fuertes de Castilla y León situada en el cauce del Pisuerga entre Valladolid y Palencia, tuvo que parar su producción en verano de 2017 a consecuencia del bajo caudal del río.

 

El agua, para la sociedad, lo es todo. Más allá del consumo humano, que representa únicamente el ocho por ciento del consumo total (en la Cuenca Hidrográfica del Duero), el líquido elemento -no es en vano el nombre- es fundamental para la agricultura y la ganadería (que acumula millones de euros en pérdidas si no llueve, y eso influye a su vez en las ayudas de la PAC, por lo que el impacto económico es importante), para generar la energía (no solo en las centrales hidroeléctricas, sino que es fundamental para refrigerar también en las térmicas y nucleares), para nuestra higiene; en definitiva, para la vida.

 

Además, también el agua ha protagonizado la vida política durante los primeros años de la actual legislatura municipal, debido al proceso de remunicipalización del ciclo del agua en Valladolid que se aprobó en pleno en diciembre de 2016 y se formalizó a lo largo de 2017 con la creación de la empresa pública Aquavall.

 

UN PROBLEMA GLOBAL

 

Según datos de Cruz Roja, más de 1.000 niños mueren al día a causa de enfermedades vinculadas con el agua. Y el uso de agua no potable unido a las pobres infraestructuras sanitarias causan al año 840.000 muertes (casi tres veces más que la población de Valladolid capital, sobre los 300.000 habitantes), ya que 1.800 millones de personas usan fuentes de agua contaminadas por materia fecal, lo que aumenta el riesgo de contraer cólera, tifus, disentería o la polio.

 

Y, según recoge la Fundación Aquae, 2.100 millones de personas viven sin agua potable (de un total superior a los 7.000 millones) mientras que, actualmente, 1.900 millones viven en zonas donde podría darse una escasez de agua, cifran que, calculan, en 2050 podría aumentar hasta los 3.000 millones de personas con dificultades para abastecer sus casas, campos e industrias.

 

LA RESPUESTA ESTÁ EN LA NATURALEZA

 

El lema de la campaña de este 2018 es 'la respuesta está en la naturaleza' con el objetivo de encontrar soluciones que puedan resolver los retos. Valladolid, con proyectos como los que engloba Urban Green Up, o 'sembrando CO2' de Aquae, busca precisamente valerse de los beneficios de la naturaleza para mejorar las condiciones de vida de los vallisoletanos y hacer más soportables los efectos del Cambio Climático.

 

Este Día Mundial del Agua también busca concienciar sobre el uso responsable de esta fuente de vida. Un ejemplo es la charla que tendrá lugar este jueves en Valladolid, a las 17 horas en la capilla del Hospital Viejo (Avenida Ramón y Cajal) impartida por Jonathan Racionero, responsable de proyectos de Medio Ambiente en Cruz Roja.