Valladolid cae un 23% en sus matriculaciones de vehículos en 2020 y se queda en 'solo' 6.621
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Valladolid cae un 23% en sus matriculaciones de vehículos en 2020 y se queda en 'solo' 6.621

Castilla y León acumuló una caída del 25 por ciento en la matriculación de turismos y todoterrenos a lo largo de 2020, al registrar 26.369 unidades matriculadas

Castilla y León acumuló una caída del 25 por ciento en la matriculación de turismos y todoterrenos a lo largo de 2020, al registrar 26.369 unidades matriculadas, lo que supone una cuota de mercado del 3,1 por ciento en el conjunto del país. En España, las matriculaciones cayeron una media del 32,3 por ciento en los doce meses de 2020, 7,3 puntos más que en Castilla y León. 

 

En diciembre se matricularon en la Comunidad 3.647 turismos y todoterrenos, lo que supone un aumento del 11,4 por ciento respecto al mismo mes del año precedente, subida que en el conjunto de España fue del 1,5 por ciento (con 16.626 unidades).

 

Por marcas, Renault se encuentra en el quinto puesto en volumen de matriculaciones en 2020, con 56.138 unidades matriculadas en todo el país (frente a las 68.721 de Seat, que encabeza el ranking), mientras que en el mes de diciembre se situó en sexta posición, con 5.933 coches matriculados (Volkswagen lideró esa tabla con 8.377). 

 

Por provincias, Burgos lideró las caídas con un retroceso del 31,9 por ciento en la matriculación de turismos y todoterrenos (4.018), por delante de Ávila, donde en el acumulado de todo el año se matricularon 1.583 unidades (-28,66 por ciento). Zamora, con un descenso del 19,3 por ciento (1.639), presentó el mejor comportamiento. En León el retroceso fue del 27 por ciento (4.801); en Soria del 24,2 por ciento (976); en Valladolid del 23,1 por ciento (6.621); en Palencia del 22,6 por ciento (1.620); en Salamanca del 21 por ciento (3.337); y en Segovia del 20,7 por ciento (1.774).

 

La directora de Comunicación de Anfac, Noemi Navas, explicó que “la recuperación, que depende de la evolución de la pandemia y de la crisis económica subsiguiente, se va a complicar por la subida del impuesto de matriculación en enero y el fin del plan Renove, que deja 200 millones de euros sin consumir, lo que va a dificultar aún más la renovación del parque”

 

Por su parte, el director de comunicación de Faconauto, Raúl Morales, indica que “las ventas de vehículos del mes de diciembre son engañosas porque, sin las numerosas automatriculaciones que han hecho los concesionarios y sin las compras adelantadas para evitar la subida del impuesto de matriculación a partir del 1 de enero, el mercado hubiera registrado de nuevo caídas importantes”. A su juicio, “2021 será aún muy complicado, particularmente el primer semestre, y el sector estará a expensas de dos circunstancias: cómo influya sobre la decisión de compra la subida del impuesto de matriculación, y de la normalización de la movilidad y de la confianza del consumidor con la progresiva vacunación de la población”

 

Por su parte, la directora de Comunicación de Ganvam, Tania Puche, apunta en un comunicado recogido por Ical que “la crisis del coronavirus ha llevado a un acumulado del año con cifras de 2014, alejadas de los 1,2 millones que le corresponden al mercado natural”. “En una situación excepcional como la que ha provocado la pandemia, los consumidores necesitan de incentivos especiales para seguir con la necesaria renovación del parque. Sin embargo, en lugar de incentivar se les penaliza con una subida media del 5 por ciento en el precio de los vehículos, lo que retrasará esa renovación al retraer la demanda; por no hablar del impacto negativo que la caída de las ventas de coches tiene sobre el desarrollo económico y empleo”, advierte.