Urdangarín seguirá siendo una leyenda del Barça

Iñaki Urdangarín. Foto: Euroa Press

El club descarta retirar la camiseta del exjugador de balonmano, colgada del Palau Blaugrana, pese a la condena en el 'caso Nóos'. "Tiene retirada su camiseta en función de esa instancia deportiva en el Barça", aseguran aunque sí lo apartaron de sus funciones del club en su día por este caso.

El portavoz de la Junta Directiva del FC Barcelona, Josep Vives, ha asegurado este lunes que el club blaugrana no tiene pensado descolgar del Palau Blaugrana la camiseta retirada de Iñaki Urdangarín pese a su condena por el 'caso Nóos' debido a que consideran que su rendimiento deportivo es "incuestionable" y que es por ello que tiene retirada su camiseta y dorsal en el pabellón.

 

"La verdad es que no se retirará. Iñaki Urdangarín tiene la camiseta retirada en el Palau como otros tantos jugadores importantes en función de sus méritos deportivos durante su etapa en el club, y son incuestionables", manifestó Vives en rueda de prensa.

 

Además, recordó que Urdangarín formó parte de un equipo "extraordinario" que fue en su momento "el mejor equipo de balonmano del mundo" con Valero Rivera en el banquillo y jugadores emblemáticos como el portero David Barrufet o Enric Masip. "Tiene retirada su camiseta en función de esa instancia deportiva en el Barça", recalcó.

 

Urdangarín jugó catorce temporadas en el FC Barcelona, de 1986 a 2000, y ganó seis copas de Europa, diez ligas y siete Copas; fue 154 veces internacional con España y participó en tres Juegos Olímpicos en los que ganó dos medallas de bronce (Atlanta y Sidney) hasta su retirada en el año 2000.

 

Por otro lado, sí reconoció que por su vida extradeportiva fue apartado de sus funciones en el club blaugrana. "Ahora, era miembro del patronato deportivo del FC Barcelona y hace unos dos años que no es miembro de ese patronato a causa de esas circunstancias en su vida fuera de la cancha", intervino. Urdangarín formó parte del Patronato de la Fundación del Barça desde el 2007, donde figuraba por su cargo como Duque de Palma, y cuando explotó el escándalo le mantuvo hasta que expiró su contrato el 31 de diciembre del 2014. 

 

Cabe recordar que el exduque de Palma ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión --frente a los 19 que pedía la Fiscalía-- y a una multa de 512.553 euros por dos delitos fiscales cometidos en 2007 y 2008, dentro de una trama que ha dejado un total de 17 acusados por el desvío de más de seis millones de euros públicos a través del Instituto Nóos.