Unos 40 niños saharauis disfrutan de Valladolid este verano

ASHVA

Gracias al proyecto ‘Verano en paz’, promovido por la Asociación Cultural Amigos del Pueblo Saharaui, unas cuatro decenas de chavales podrán olvidarse durante dos meses de la guerra.

Este año, ASHVA cuenta con cerca de 40 niños en acogida en Valladolid, que llegaron el pasado 3 de julio y estarán hasta finales del mes de agosto. Durante los últimos años el número de niños acogidos a lo largo de los meses de verano ha variado muy poco, tal y como ha explicado a este periódico una de las responsables de la asociación.

 

‘Vacaciones en paz’ es un proyecto de esta asociación que busca que el mayor número posible de niños de entre 8 y 12 años de los campos de refugiados, puedan tener una vida normal lejos de la guerra y las condiciones climatológicas extremas.

 

Para poder acoger a uno de estos niños saharauis, no es necesario ser socio de la asociación, basta únicamente con rellenar uno de los formularios que tienen colgados en www.ashva.es.

 

Además, si las relaciones entre la familia de acogida y biológica son positivas y en un futuro el niño quiere estudiar en España, está la posibilidad de que puedan adoptarle de manera definitiva. Pero esto es algo totalmente al margen de ASHVA y son cosas particulares entre las familias, han recalcado desde la asociación.

 

Cualquier persona que quiera colaborar lo puede hacer a través de tres vertientes. Una de ellas son las donaciones, que pueden ser económicas o en especie con ropa, comida, material escolar o cualquier cosa que pueda ser de utilidad.

 

También existe la oportunidad de hacerse socio, con el objetivo de participar en las diferentes actividades organizadas por la asociación.  

 

UN CONFLICTO QUE COMENZÓ EN LOS AÑOS 70

 

Asociación Cultural Amigos del Pueblo Saharaui es una asociación de ayuda a los refugiados que cuenta con delegaciones en Castilla y León y Valladolid donde tienen cerca de 80 socios. Esta organización nació en 1976 a raíz del conflicto saharaui, que comenzó a principios de los años 70 por la ola de descolonización del resto del continente.

 

España, que por aquel entonces era el país colonizador, prometió al pueblo saharaui un referéndum de autodeterminación que posteriormente no cumplió y se produjo la ocupación marroquí.

 

Los bombardeos por parte de Marruecos llevaron a los saharauis a los campos de refugiados en medio del desierto de Argelia. Más de tres décadas después, aún son miles de personas las que siguen allí.

 

Actualmente, alrededor de 180.000 saharauis viven en el Sáhara Occidental, unos bajo el mandato marroquí, y otros controlados por el Polisario. Sin embargo, 120.000 se encuentran en los campos de refugiados situados en el desierto de Argelia.

 

Con la llegada de la crisis económica, la ayuda humanitaria internacional sufrió un importante desplome, lo que supuso un fuerte contratiempo para los refugiados, ya que dependen de esta ayuda en su mayoría.